Suscriptor digital

Unos regresaron con gloria, otros fracasaron

Julio Cobos encabeza a los que retornaron triunfantes y Domingo Cavallo, a los perdedores
(0)
13 de agosto de 2013  

La política siempre da chance, dice el viejo lema que mejor conocen gobernadores y legisladores de todas las décadas. Se verificó en estas elecciones para algunos que regresaron al centro de la escena con gloria, pero también se convirtió en consuelo para otros que pensaban descollar y se quedaron en el intento.

Navegando con el mismo barco con el que se hundieron tiempo atrás o cambiando de monta en mitad de la campaña, candidatos a diputados y senadores del oficialismo y de la oposición se encumbraron nuevamente en la pelea por el poder. Otros quedaron en el olvido.

El máximo ganador en este regreso glorioso fue Julio Cobos, el radical K, ex vicepresidente de Néstor Kirchner, que tras su voto no positivo a la resolución 125 en el Senado, recuperó independencia e identidad radical.

La coyuntura lo ayudó para encabezar la lista de diputados nacionales mendocinos, con la que logró el 44 % de los votos contra el 26 del kirchnerismo. Volvió, cambiando una banca K en el Senado por otra banca radical en diputados.

Otro que volvió triunfante es Mario Das Neves en Chubut. Fue kirchnerista hasta que lanzó su proyecto presidencial. Perdió, pero volvió y arrasó con el 46% de los votos, contra el 28% del kirchnerismo, que llevó al ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, de candidato.

Otro que regresó es Miguel Saiz el ex gobernador de Río Negro, que es candidato a senador por el radicalismo. Pulverizó las esperanzas de otro ex mandatario que aspiraba a volver al estrellato: Horacio Massaccesi.

Entre los perdedores que intentaron volver y no lo lograron, el fracaso más resonante es el del ex ministro de Economía Domingo Cavallo, que fue como candidato a diputado nacional por Córdoba por la lista de Alberto Rodriguez Saá y quedó décimo, con el uno por ciento de los votos. Tampoco el ex gobernador puntano tuvo una buena performance como candidato porteño, ya que obtuvo 2,15% de votos.

Juan Carlos Blumberg, que supo hacer desbordar dos veces la plaza del Congreso y otras dos la plaza Lavalle, y una vez la Plaza de Mayo, con sus reclamos por seguridad tras el asesinato de su hijo Axel, fracasó como candidato. Ya se había postulado en 2007, cuando obtuvo el 0,89% de los votos. Volvió con Rodríguez Saá y tampoco entró. Sumó un 1% de los votos.

Los ganadores festejan comprobando la sabiduría del viejo lema y los perdedores se esperanzan pensando en los próximos dos años.

Intentos por volver a ser

Algunos sortearon la valla, otros quedaron en el camino

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?