0

Usain Bolt desaceleró y le sonrió a un rival antes de ganarle en los 200 metros

Usain Bolt, en acción
Usain Bolt, en acción Fuente: AP
El jamainquino, casi sin esforzarse, se metió en la final de mañana y hasta se dio tiempo de algo más; mirá el video
0
16 de agosto de 2013  • 14:15

MOSCU (DPA).- El jamaiquino Usain Bolt avanzó hoy sonriendo a la final de los 200 metros de los Mundiales de atletismo de Moscú, donde buscará mañana su tercer título consecutivo.

La superestrella del sprint desaceleró antes de la línea de llegada de su serie semifinal y sonrió al sudafricano Anaso Jobodwana antes de derrotarlo por una centésima de segundo con un tiempo de 20,12.

También estarán en la final el jamaicano Warren Weir (20,20) y los estadounidenses Curtis Mitchell (19,97) y Isiah Young (20,36).

El británico Adam Gemili bajó su marca personal por segunda vez en el día después de la primera ronda de la mañana y la dejó en 19,98 segundos.

Completan los ocho hombres que lucharán por las medallas el jamaicano Nickel Ashmeade, el holandés Churandy Martina y el noruego Jaysuma Saidy Ndure.

Bolt, que ya ganó la final de los 100 metros el domingo, es el máximo candidato a imponerse en el doble hectómetro, su prueba favorita y en la que es doble campeón olímpico y mundial. Además, tiene el récord del mundo con 19,19 segundos y lidera el ranking de la temporada con 19,72.

Si gana mañana, el jamaicano se pondrá a sólo una medalla del récord histórico en los Mundiales del estadounidense Carl Lewis, que se colgó diez preseas durante su carrera.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.