Suscriptor digital

Por una cruzada en la web, una directora de un colegio destruido consiguió un nuevo edificio

Una escuela de Chaco se incendió el año pasado y funciona en un microestadio; Teresa Santillán armó una campaña por internet y el municipio empezó las obras
(0)
21 de agosto de 2013  • 17:31

Desde hace cuatro años, Teresa Santillán es la directora de la Escuela Municipal José Hernández de Taco Pozo y lleva más de 20 como docente. Teresa afirma que la institución es parte de su vida, que se fundó hace 75 años y la mayoría de los habitantes del pueblo estudiaron allí.

El 13 de febrero pasado la escuela se incendió por una descarga eléctrica superior al voltaje que las líneas podían soportar. El núcleo educativo de Taco Pozo se relocalizó frente al edificio en ruinas, en un micro estadio. Allí, el Ministerio de Educación del Chaco les levantó una suerte de estructura, con paredes de yeso (durlock) y sin techo, donde los docentes dan clases a 600 alumnos.

"Nos relocalizaron en un micro estadio enfrente, y nos reabastecieron de muebles y materiales. Un microestadio no es un lugar apto para dar clase a casi 600 alumnos. La dirección está en el escenario, la cocina en el vestuario, las paredes que separan a los grados son de durlock y no tienen techo. A los chicos se les hace muy difícil escuchar, les cuesta prestar atención y llegan a la casa más cansados", explicó.

Dijo, además: "No hay forma de calefaccionar o refrigerar este lugar, a partir de octubre en el Chaco comienzan las temperaturas altas, de 40 grados en adelante".

Explicó que había promesas de reconstrucción del edificio, pero el tiempo pasaba y no aparecían los hechos concretos. "El único plazo que hasta ahora nos dieron es el año próximo y no podemos aceptarlo, es impensable seguir aquí a partir de octubre", narró.

RECLAMO VÍA WEB

Nadie escuchaba el reclamo. Marchas, protestas, entrevistas en algunos medios, pero no pasaba de eso. Alarmada, a finales de mayo, Teresa Santillán decidió crear una petición por la plataforma Change.org titulada: "Ministro de Educación de la Prov. de Chaco: Nueva escuela primaria en Taco Pozo- Chaco antes de Octubre".

El impacto fue muy positivo. La historia motivó a miles de ciudadanos que pusieron su firma de apoyo en la petición. Y mientras intentaba organizar espacios de lectura fuera del "predio", su lucha seguía a toda marcha. Le desesperaba pensar que alumnos y maestros debían aguantarse el verano chaqueño dentro de ese lugar. No podía entender que una escuela municipal para 600 alumnos debía aplicar la enseñanza en esas condiciones. Para animar a los alumnos decoró el lugar con banderines celestes y blancos y pegó algunos afiches con imágenes de próceres.

Cuando su petición había alcanzado las 6000 firmas recibió una primera respuesta concreta de la Municipalidad: "Las obras comenzarían en pocos días". Pero recién, tras casi tres meses y de alcanzar 14.000 firmas se iniciaron las obras, que estarán para marzo del 2014. Les aseguran que el nuevo edificio tendrá gimnasio, sala de computación, laboratorio.



Ver mapa más grande

Si bien el comienzo de obra fue muy bienvenido por Taco Pozo, Teresa no paró: se está organizando con otros docentes para separar lo que quedó reciclable del antiguo edificio, para poder venderlo y así costear un techo de cielo raso, para afrontar lo que queda del año con mejores condiciones. "El sonido retumba, es imposible enseñar o aprender", manifestó Teresa.

Ella comenzó a hacer visible su petición en favor de la educación en las redes sociales y medios de comunicación y al final fue escuchada. En Taco Pozo pudieron comprobrar que tienen una directora ejemplar, que está enseñando a sus alumnos que el cambio es posible.

Taco Pozo en quechua quiere decir "pozo del algarrobo". Es un pueblo chaqueño de casi 9000 habitantes. Este año cumple sus 100 años de aniversario. Teresa está haciendo historia, como el algarrobo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?