Buscan apartar al fiscal de la investigación

Los abogados de Báez recusaron a Campagnoli y piden que la causa pase a la justicia federal
(0)
27 de agosto de 2013  

El empresario kirchnerista Lázaro Báez está preocupado por las causas que investigan el fiscal José Campagnoli y la jueza María Gabriela Lanz en su contra, pues sospecha que en esos expedientes está más cerca de que se pida su detención.

Por eso, los abogados de las empresas supuestamente ligadas a él, como la financiera SGI, enfocaron sus cañones para dinamitar esos expedientes en manos de la justicia de instrucción para que queden en la nada o mandarlos a la justicia federal y lograr apartar a Campagnoli de la investigación.

Por lo pronto, los abogados de SGI pidieron la nulidad de toda la causa por extorsión contra Báez y recusaron al fiscal. El último escrito fue amplificado por la red de medios alineados al kirchnerismo con el título de "Gravedad institucional". En varios medios oficialistas se habló de una "confabulación" del fiscal con la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió, pues la hermana de Campagnoli, Marcela, milita con la dirigente de la oposición.

"Es absurdo hablar de conspiración. Imaginate armar toda esta trama, toda esta investigación, todo lo que significó, con mucha eficiencia por parte de él [por el fiscal], para que haya sido simplemente para conspirar así contra el Gobierno", dijo Marcela Campagnoli, que fue concejal de la CC en Pilar. La propia Carrió dijo ayer que el fin de semana estuvo reunida con la hermana de Campagnoli y que juntas se reían de la denuncia de los abogados de Lázaro Báez. A la vez, la diputada indicó que no ve a Campagnoli desde hace años. Lo propio dijeron allegados al fiscal que recordaron que la última vez que se vieron fue durante el trámite del juicio político contra el juez Norberto Oyarbide en 2001, cuando fue absuelto.

Además de esta recusación contra Campagnoli, tiene un sumario abierto en la Procuración General de la Nación, que comanda Alejandra Gils Carbó, ligada al kirchnerismo, alimentada con escritos de abogados ligados a Báez.

El asunto de la confabulación llegó a los jueces de la Sala V de la Cámara del Crimen, que declararon la nulidad del rechazo de la recusación de Campagnoli, lo que alentó a los abogados de Báez a ilusionarse con fallos que en el futuro le sean favorables. Los abogados de la defensa de los que aparecen como responsables de la financiera SGI mandaron el escrito de la "confabulación" a la Cámara, que lo adjuntó a la causa de la jueza Lanz para que resuelva: la recusación de los fiscales, la nulidad del caso y la incompetencia.

Es decir que esta semana se define si este caso queda en manos de Campagnoli o si se lo sacan y va todo a la justicia federal. Los abogados ligados a Báez pretenden que todo recaiga en el fuero federal, donde creen que podrán influir con más eficacia para que todo quede en la nada.

En la justicia federal, Báez es investigado por lavado de dinero en una causa que maneja el juez Sebastián Casanello, donde se enviaron oficios a Suiza para rastrear a las sociedades denunciadas como vehículo del dinero supuestamente sacado del país, mientras se trata de establecer la existencia de un delito anterior al lavado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.