Suscriptor digital

Los extranjeros, reyes del festival

Latinoamericanos, europeos y orientales acudieron masivamente a la final del certamen
(0)
28 de agosto de 2013  

Atraídos por la música, la calidad de los concursantes y la organización, y en algunos casos, por la novedad, los extranjeros se congregaron al evento que cada año convoca a los amantes del tango en Buenos Aires.

Tal es el caso de Iuki Kuroti, un estadounidense de origen japonés que vino a Buenos Aires junto con su pareja de baile para participar del certamen. "Valoramos esta iniciativa del gobierno de la ciudad. La organización es muy buena, aunque creemos que deberían difundirla más", relató Iuki a LA NACION mientras aguardaba entrar a la final del festival en el Luna Park.

También Mimi y Pascal, dos franceses que bailan tango en París, destacaron el nivel de organización y el hecho de que el evento fuera gratuito. Explicaron, además, que el motivo de la visita era poder apreciar "la gran variedad de parejas y estilos". "En París el tango es muy popular, pero acá el nivel es más parejo, y con ir a cualquier milonga se observa un nivel excepcional", agregó Mimi.

Nora y Erdel Atik, dos bailarines profesionales y profesores en Milonga Cordial, una academia de tango en Estambul, vinieron a Buenos Aires para visitar amigos y concurrir al festival. "El nivel de los concursantes es muy bueno, se ve mucha elegancia en las posturas, aunque en general deberían escuchar más la música al principio de las piezas", afirmó Erdel.

José Márquez y Ángel González, dos jóvenes venezolanos que vinieron a Buenos Aires por turismo, vieron la publicidad del evento y no dudaron en buscar las entradas. "Teníamos el deseo de ver los espectáculos en vivo, porque es una danza de mucha pasión", expresó Ángel. Como recuerdo de la visita se llevan, además de la participación en la final, varios discos de milonga y de Gardel. "Tenemos muchas expectativas de ver tango en el escenario", agregó José.

Desde hace más de diez años consecutivos, Wolfgang Sobotta viaja a Buenos Aires desde Hannover, Alemania, para ver el festival y tomar cursos de danza, psicotango y tangoterapia. "El festival reúne a los mejores artistas, músicos y bailarines del mundo", resumió.

Mientras esperaban en sus butacas, la joven Yuko Takeuchi y la pareja de Yoshiko Irimajiri y Kazuko Takizawa explicaron que ésta fue la segunda vez que vinieron a Buenos Aires. Yoshiko y Kazuko toman cursos de tango en Japón y sus profesores llegaron a la semifinal de parejas. "Es una música muy intensa y de a poco se está haciendo popular en Tokio", afirmó Yuko.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?