Suscriptor digital

Estudio Coral de Buenos Aires

(0)
29 de agosto de 2013  

Estudio Coral de Buenos Aires / Dirección : Carlos López Puccio / Obras: Ave María de Verdi; This Worldes Joie de Bax; Entflieht auf leichten Kähnen; Chansons Françaises de Poulenc; Six Chansons de Hindemith; Five Flower Songs de Britten; Stabat Mater de Penderecki y Hortogágy de Ligeti / Sala: Coliseo / Organiza: Festivales Musicales / Nuestra opinión: excelente

Es tentador esgrimir nuevos ditirambos cuando uno escucha los portentos del canto en las voces del Estudio Coral desde la galera de su mago, Carlos López Puccio.

Nosotros preferimos contar esta anécdota de López Puccio, que accedió a jugar con una travesura: la moda de aniversarios en fechas exactas. Y encontró obras de enorme riqueza para ofrecerlas. Nacimientos de Verdi hace 200 años; Bax hace 130, Webern, 120, Britten, 100, Ligeti, 90, Penderecki, 80. Muertes de Poulenc, e Hindemith, hace 50.

Por esto crece otra vez nuestro asombro y admiración. Porque el nombre de Estudio Coral es todo un credo artístico en la búsqueda de la emoción personal y grupal con música de diversas fuentes para expresar lenguajes complejos y densamente expresivos. Innovaciones armónicas y melódicas que van más allá de gratuitas audacias sonoras de la pura disonancia como valor autónomo y absoluto para imbuirse de emoción humana.

Escuchamos sorprendidos al irreconocible Verdi nonagenario del diáfano y cálido Ave María , a pasos del atonalismo, pero encendido en una intensa devoción y en arrebatos.

Al casi ignoto Bax; con su armonía cromática y transparente, entre vaivenes y contrapuntos, para devolvernos un poema anónimo del 1300. Nos atrapa el clima casi elegíaco de un Webern inmerso en la tonalidad con la diafanidad de su trama.

Y Poulenc, con seis canciones francesas tradicionales plenas de frescura popular en su juego de ecos que retratan el humor de su liviana poesía. Y la prolongan de modo impecable en las seis canciones de Hindemith y en las cinco de Britten. En estas instancias el Estudio Coral hace gala del soberano don de la versatilidad estilística.

Es sobrecogedor el Stabat Mater de Penderecki. Dramático y patético a la vez, emula a Palestrina en el uso del canto gregoriano insertado en un lenguaje cantado, más parlatos que intensifican hasta el expresionismo el tormento de la Virgen María en el Gólgota.

Tras la conmoción, la obra de Ligeti es la coronación de otra noche gloriosa del Estudio Coral con López Puccio, en los maravillosos contrastes urdidos con economía de notas.

Tanta maravilla vocal, consabida y celebrada (más los certeros y amenos comentarios del director al público), alcanza su clímax en tres bises con música popular: el negro spiritual Dere's No Hidin' Place , la exquisita Estrela e lua Nova , de Villa-Lobos y el joropo venezolano La puerca , que transmiten con envidiable gracia y simpatía.

López Puccio y sus músicos son un regalo del cielo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?