Suscriptor digital

Pasó un año y no hay ninguna obra del Polo Audiovisual en la isla Demarchi

Aunque hubo un llamado a licitación, en el predio sólo se ven los movimientos propios del parque industrial que allí funciona; la Anses debía encargarse de los proyectos
Mauricio Giambartolomei
(0)
8 de septiembre de 2013  

"Cuando me trajeron el proyecto no sabía que existía la isla Demarchi, un espacio público que no tiene ninguna utilidad", dijo la presidenta, Cristina Kirchner, en cadena nacional al anunciar, el 29 de agosto de 2012, la creación del Polo Audiovisual. " Tengo pasión por construir cosas. Me encanta verlas terminadas muy rápido", remató frente a una tribuna repleta de actores, artistas, productores y directores.

Un año después, en la isla no hay siquiera un cartel que anuncie el proyecto en el cual el Estado nacional estaría asociado a emprendedores privados que, tras licitación pública, se adjudicarían las obras. Tampoco hay refacciones en los viejos edificios o construcciones nuevas relacionadas con el desarrollo del sitio, que pretende ser el punto de concentración de la actividad del cine y la TV.

El 26 de febrero de este año, la Anses publicó en su página web la última información disponible sobre el proyecto de la isla Demarchi y la creación del Polo Audiovisual. Hacía mención a la preselección de las empresas que presentaron el proyecto el 7 de diciembre de 2012. Sobre un total de cinco ofertas, sólo tres pasaron a la siguiente etapa. Se trata de Riva SA, CPC Ingeniería e Infraestructura SA, e IRSA- Inversiones y Representaciones SA. Sin embargo, todavía no se ve nada en el terreno.

Sí se ve movimiento en el parque industrial con grúas que manipulan contenedores, obreros, camiones que pasan por los controles de Prefectura Naval Argentina y toneladas de hierro que son parte de un cementerio de barcos. También quedan las pintadas de las protestas sindicales. "La isla Demarchi no se vende", dice uno firmado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

En su discurso, Cristina Kirchner anunció el traspaso de las tierras a la Anses, que administraría el 99% del predio; el resto correría por cuenta de la Secretaría de Comunicación de la Nación, según una circular de la Anses de octubre del año pasado. "Vamos a transferir esta propiedad a los trabajadores, a nuestros jubilados, para que se constituya una SA y hacer este maravilloso proyecto", exclamó la Presidenta. La aplaudían figuras como Juan Leyrado, Nancy Duplaá, Pablo Echarri, Claudio Villarruel, Sebastián Ortega, Gastón Portal, Andrea del Boca y Antonio Gasalla.

Detrás de Puerto Madero

La isla Demarchi es un predio de 12 hectáreas situado al final de la calle Benito Correa, detrás de Puerto Madero. Allí funcionan la Dirección de Vías Navegables; la Escuela de Capacitación del Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU); talleres, depósitos y obradores de Roggio; empresas de dragado y la Escuela Nacional Fluvial, inaugurada en mayo de 2009 por la propia Presidenta. También la ex Ciudad Deportiva de Boca.

Pero para el gobierno nacional, el predio se encuentra "subutilizado", según dice el decreto presidencial 1722/12 de septiembre de 2012. El decreto instruye a la Anses para crear una sociedad anónima que se encargue de licitar el predio y un comité que evalúe los proyectos inmobiliarios que se presenten. Además ordena "desafectar los inmuebles para destinarlo a la creación de un Polo Audiovisual".

"Vamos a resistir cualquier desalojo. Habrá problemas si nos quieren sacar", insistió a LA NACION Juan Carlos Schmid, titular del sindicato de Dragado y Balizamiento. Y este parece ser el principal inconveniente, ya que a los pocos días del anuncio los gremios se unieron para impedir el desalojo.

El rechazo generó una movilización de 3000 trabajadores y mostró la adhesión de sindicalistas como Hugo Moyano, líder de la CGT disidente y Pablo Micheli, de la CTA.

Los trabajadores especulan que únicamente la remoción de repuestos navales demandaría entre tres y cinco meses, sin mover los barcos anclados. Pero en el predio no se ve movimiento de limpieza.

"Puro humo. Nosotros seguimos trabajando", dijo un guardia de una de las empresas privadas. "No se modificó la vida de los trabajadores", confió un empleado de otra firma. "Nunca vimos entrar a nadie que trabaje en ese proyecto", confirmó un prefecto.

Además, los trabajadores portuarios plantean que si el gobierno pretende trasladarlos, antes debería acondicionar un lugar para reubicarlos. La opción que propusieron en las reuniones que mantuvieron con el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, fue la dársena F. "Ponerla en condiciones llevaría cuatro años porque está tapada de arena y con barcos hundidos", reveló Oscar Verón, el delegado general de Vías Navegables en ATE.

Según dijo luego de varias reuniones con Randazzo, el diálogo se cortó. "Las autoridades no dieron alternativas serias. Estoy seguro de que es uno más de los anuncios descabellados en el transporte", sumó Schmid.

Ante las consultas de LA NACION en el Ministerio del Interior y Transporte, no dieron información sobre los encuentros ni la situación actual del proyecto. Tampoco lo hicieron en la Anses ni en la Agencia de Administración de Bienes del Estado, organismo descentralizado de la Jefatura de Gabinete creada mediante el decreto 1382/12, sustituyendo al Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe). Según otro decreto, el 1722/12, dicha agencia es la encargada de la "administración de los inmuebles, posibilitando la puesta a disposición de los mismos de manera ágil y dinámica". En el proyecto también se le da participación al Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires.

Mientras en la isla Demarchi continúan trabajando unas 1000 personas, el decreto del proyecto sigue vigente. La última información a la que se pudo acceder fue la licitación a la que se presentaron al menos tres empresas. Y nada más que eso.

Las tres propuestas seleccionadas

  • Riva SA

    Inversión de $ 2277 millones, con una superficie edificable 216.000 m 2 y un edificio de 300 m de altura
  • CPC SA

    El monto global es de $ 3945 millones y propone un parque, un hotel y oficinas
  • IRSA

    Propone invertir $299 millones y concentrar la actividad audiovisual en los galpones existentes
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?