40 años del golpe contra Salvador Allende: recuerdan a las víctimas con personas acostadas en la calle

Michelle Bachelet, quien sufrió en carne propia las torturas del régimen dictatorial, fue la oradora central de un acto en Santiago de Chile
Michelle Bachelet, quien sufrió en carne propia las torturas del régimen dictatorial, fue la oradora central de un acto en Santiago de Chile
Fue en la avenida principal de Santiago; así quisieron hacer visibles a los desaparecidos durante el régimen de Augusto Pinochet
(0)
10 de septiembre de 2013  • 19:17

SANTIAGO.- Más de 1000 personas se tendieron hoy en el suelo, en la principal avenida de Santiago de Chile, para "hacer visibles" a los detenidos desaparecidos ante quienes aseguran ignorar los crímenes cometidos por la dictadura de Augusto Pinochet.

La masiva acción, denominada "quererNOver", fue convocada por la actriz María José Contreras y protagonizada por artistas, jóvenes y voluntarias que formaron una cadena de cuerpos tendidos en un céntrico tramo de la Alameda Bernardo O'Higgins, desde frente al Palacio de la Moneda, a lo largo de varias cuadras.

Según los organizadores, la idea surgió con motivo de la conmemoración de los 40 años del golpe que Pinochet encabezó el 11 de septiembre de 1973, como una respuesta "ante las constantes declaraciones de algunos que afirman haber ignorado las sistemáticas violaciones a los derechos humanos en Chile ejercidas por el aparato del Estado".

La acción, convocada a través de las redes sociales, se prolongó durante once minutos y se desarrolló de forma pacífica.

Bachelet condenó el golpe

La exmandataria socialista y candidata favorita a las próximas elecciones chilenas, Michelle Bachelet, abogó por un nunca más en materia de violaciones a los derechos humanos, en la víspera del 40 aniversario del Golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet.

Bachelet hizo estas declaraciones tras visitar el antiguo centro de torturas Villa Grimaldi, convertido hoy en un parque por la paz, donde ella y su madre, Angela Jeria, fueron detenidas por semanas después de la instalación de la dictadura de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

"Venir a Villa Grimaldi, a este parque por la paz, tiene el sentido de lo que los familiares esperamos, poder construir un país que sea capaz de avanzar de manera más justa e igualitaria, pero también con mayor paz. Pero, eso sólo es posible sobre la base de avanzar en verdad, justicia, en reparación y un compromiso con un nunca más", dijo Bachelet a periodistas.

"Hay emociones que vuelven, hay recuerdos cuando una mira trata de ubicarse donde uno estuvo, pero la verdad es hoy día lo que representa Villa Grimaldi es la memoria histórica, por un lado, y también un compromiso de todos por un nunca más", agregó.

Bachelet nunca ha ahondado en las torturas que recibió en Villa Grimaldi. Su madre dijo recientemente que es algo que ella nunca podrá perdonar. Luego de ser detenidas, ambas debieron partir al exilio.

Su padre, el general de aviación, Alberto Bachelet, fue detenido el mismo día del golpe de Estado por mantenerse leal al gobierno del socialista Salvador Allende y murió meses más tarde producto de las torturas que recibió.

La justicia chilena abrió recién hace dos años una investigación para aclarar las circunstancias de su muerte. Bachelet, que gobernó Chile entre 2006 y 2010, compite por la reelección en la votación del 17 de noviembre, donde es amplía favorita entre nueve candidatos a suceder al derechista Sebastián Piñera.

Agencias EFE, AP y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.