El juez Daniel Rafecas se defendió por su accionar en el caso Ciccone: "Actué de buena fe"

El magistrado admitió que conocía a un abogado cercano a Amado Boudou, pero que no pensó que derivaría en un "lobby" para beneficiar al vicepresidente
(0)
10 de septiembre de 2013  • 20:07

El juez federal Daniel Rafecas se defendió hoy de las imputaciones por mal desempeño por su manejo del caso Ciccone ante el Consejo de la Magistratura.

El magistrado afirmó que actuó "de buena fe" y justificó el diálogo informal que mantuvo con un abogado involucrado en la causa.

El juez reconoció que tenía relación con el abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe, cercano al vicepresidente Amado Boudou , "desde hace veinte años", porque era el "mejor amigo" de su hermano menor, y explicó que mantuvo con él un intercambio de mensajes "en términos estrictamente personales".

Sin embargo, Rafecas afirmó que no pensó que ese diálogo se volvería una suerte de "lobby" en el marco de la causa donde se investiga a Boudou y aseguró que en ningún momento ello afectó su imparcialidad en el caso mientras estuvo en sus manos.

¿Qué pasó?

Rafecas, el primer juez que tomó el caso Ciccone, fue cuestionado por medidas que tomó en el expediente en los inicios de la causa (duramente cuestionadas por Amado Boudou) y también por un intercambio de mensajes telefónicos en los que hacía recomendaciones a un abogado que colaboraba en la defensa del vicepresidente.

Los mensajes que complican al juez fueron entre él y Danuzzo Iturraspe, que era amigo de la familia de Rafecas y participaba de la estrategia de defensa de Boudou . En esos correos, el juez le dio recomendaciones para manejar el caso ante la prensa. La existencia de esos mensajes la reveló el propio vicepresidente, después de que Rafecas ordenó allanar un departamento de su propiedad en Puerto Madero.

"Buena fe"

En un extenso escrito que el magistrado entregó a la Magistratura, al que accedió la agencia DyN, Rafecas sostuvo que nunca "filtró información" de la causa, que Danuzzo Iturraspe "nunca fue abogado defensor en la causa Ciccone" ni "jamás se presentó" como defensor de algún involucrado, que "las conversaciones no tuvieron ninguna influencia en la causa judicial" y que en "todo momento actuó de buena fe".

Rafecas quedó a cargo del juzgado federal 3 porteño en 2004, tras el primer proceso de selección que hizo el Consejo de la Magistratura, y asumió en una ceremonia encabezada por el entonces presidente Néstor Kirchner, junto a otros tres magistrados elegidos en las mismas circunstancias.

Con la investigación del caso Ciccone en manos del fiscal Carlos Rívolo, el juez autorizó un allanamiento a un departamento de Puerto Madero de Boudou, donde hallaron facturas a nombre de Alejandro Vandenbroele, presunto testaferro de Boudou.

Boudou convocó a la prensa y desmintió esa conexión, denunció a abogados allegados al entonces Procurador General Esteban Righi y reveló que Rafecas se había "mensajeado" con un abogado dándole instrucciones de cómo manejarse en la investigación.

Hubo escándalo y Rafecas terminó apartado de la investigación y, mientras la causa Ciccone es investigada por el juez Ariel Lijo, ahora el Consejo de la Magistratura analiza el accionar de Rafecas.

"Lobby"

"A mediados de febrero (2012) el Dr. Danuzzo me pasó a ver por mi despacho, a lo que accedí no sólo porque considero que el juez no puede ser un funcionario inaccesible, sino además porque efectivamente, Ignacio Danuzzo gozaba de mi afecto y del de toda mi familia, por haber sido durante muchos años el mejor amigo de mi hermano menor Mariano" expuso hoy Rafecas.

Rafecas explicó que "fue a partir de este punto de partida desde donde luego su interés fue derivando paulatinamente a una función de lobby cada vez más evidente respecto de la suerte de la investigación judicial, que motivó a la postre la cancelación del diálogo de mi parte".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?