Suscriptor digital

Independiente no tiene mucho para salir de la mediocridad

Empató 1 a 1 con Banfield en un partido que estuvo muy cerca de perder; se repiten los síntomas preocupantes, con jugadores de bajo nivel; la realidad indica que el ascenso será muy cuesta arriba
Claudio Mauri
(0)
15 de septiembre de 2013  

Cada partido de Independiente se parece más a su inquietante campaña general, en lugar de constituirse en un episodio que permita imaginar que el equipo encontró el rumbo. Ayer empató, su resultado más habitual (4 de 7 encuentros), pero de no ser por el "Ruso" Rodríguez estaría lamentando la tercera derrota. Y es cierto que en la última jugada de un intenso y entretenido encuentro, Bologna tapó una definición, lo cual podría inducirlo al espejismo de creer que estuvo cerca de una victoria que, en realidad, siempre vio muy a la distancia, casi inalcanzable, como le viene ocurriendo en este arduo peregrinar por la B Nacional.

Quizá ya sea tiempo de empezar a desmontar algunos puntos, desde los cuales se intentaba entender este opaco arranque de Independiente. Se invocó la presión que significa estar atravesando por el peor momento de la historia del club. Se habló de la necesidad de adaptarse a una categoría que tiene diseminadas infinidades de trampas por toda la geografía del país. Se señaló lo poco que contribuyen el clima de división y de desorientación que baja desde el sillón presidencial. Se apuntó a un Brindisi diplomático ante los micrófonos y sin guión de juego en la cancha.

Todo lo precedente puede ser cierto, pero no más importante que una evidencia palmaria: Independiente está repleto de jugadores discretos, mediocres, que, como lógica consecuencia, componen un equipo bastante vulgar, del montón. Es un material que no invita al entusiasmo. Otro mercado de pases en el que Independiente no parece haber dado en la tecla con los refuerzos (salvo con la zurda creativa de Pisano) ni en la depuración de lo que tenía. En definitiva, es un plantel al que quizá De Felippe, con el tiempo y exprimiéndolo a fondo, le saque algún jugo para ponerlo más arriba del 17° puesto actual. Igual, de ese objetivo de mejoría al ascenso sigue mediando un océano.

Como es hora de ir asumiendo su precariedad, Independiente valora en las condiciones que rescató un punto ante Banfield. No sólo porque llegó al 1 a 1 cuando estaba con 10 por la expulsión de Alderete, un flojo volante que ya agotó la paciencia de los hinchas, sino porque Banfield siempre demostró que podía ser más peligroso. Y otra cuestión vital: en la ofensiva formación del Pelado Almeyda había mejores individualidades que en la de De Felippe. Empezando por el ecuatoriano Cazares, un enganche de 21 años al que Almeyda le había dado alguna aislada oportunidad en River. En Banfield está para hacer diferencia. Tiene gambeta, gira rápido y puso asistencias que fueron puñales para la desprotegida defensa local.

Fútbol de primera desplegó Cazares en el primer tiempo. Fue incontrolable para Alderete. Iban 23 minutos y ya había puesto en situación de gol con tres pases quirúrgicos a todos los integrantes de la delantera: Salcedo, Noir y Chávez, quienes no ajustaron la definición. La cuarta habilitación fue la vencida, aunque el toque corto de Vallés en el cierre le dejó la pelota servida a Chávez para puntear de zurda al gol.

Llamó la atención que a falta de media hora Almeyda reemplazara a Cazares, que no daba muestras de inconvenientes físicos. Era el momento en que Independiente intentaba una recuperación más temperamental que futbolística. Obligado, se desprotegía y Banfield podía encontrar el escenario ideal para rematarlo con Cazares y el tridente.

Banfield no puede haberse ido conforme con el punto. Dejó pasar la oportunidad de conseguir el triunfo. Siempre flotó la sensación de que era más que Independiente, sobre todo en profundidad y en peso en las áreas. Estuvo en ventaja y pagó muy caro el estatismo al defender un tiro libre en un centro que conectó Montenegro.

Necesitó que Independiente lo apurara para reaccionar. Chávez volvió a ser un tanque incontrolable para Vallés. Independiente también sufrió en el juego aéreo. Las atajadas de Rodríguez neutralizaron cuatro ocasiones de gol y un bombazo de Chávez se estrelló en el travesaño. A Independiente no le quedó otra que dar por bueno el empate.

6

Partidos sin triunfos como local de Independiente: 4 empates y 2 derrotas. Última victoria, ante San Martín (SJ), 3-1, por el Final.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?