Menem, absuelto en el juicio por su cuenta en Suiza

El tribunal anuló parte de la acusación y declaró el caso prescripto
Hernán Cappiello
(0)
21 de septiembre de 2013  

Los ex presidentes Carlos Menem y Fernando de la Rúa se dieron la mano ayer con calidez, como viejos amigos en la planta baja de los tribunales de Comodoro Py, donde ambos estaban siendo juzgados por corrupción. Dos horas después, Menem se fue caminando, al ser absuelto en el juicio que se le seguía, acusado de omitir maliciosamente en su declaración jurada del año 2000 una cuenta en Suiza y otros bienes.

A De la Rúa, en cambio, la Oficina Anticorrupción le pidió ayer una condena de seis años y medio de prisión por instigar el pago de sobornos para aprobar una ley laboral en 2000. El veredicto se conocerá a fines de año, aunque se estima que su caso también podría quedar en la nada.

Menem se mantuvo impasible. al escuchar el fallo que lo benefició. Ni sonrió cuando el tribunal decidió absolverlo.

Los jueces Guillermo Costabell, Mario Pose y Patricia Mallo anularon parte de la acusación -la que se refería a que introdujo datos falsos en su declaración y a que incumplió sus deberes de funcionario- porque consideraron que Menem no había podido defenderse de esos cargos durante la investigación.

Al mismo tiempo, el tribunal declaró prescripta la imputación que quedaba en pie: haber omitido bienes en su declaración jurada, delito para el cual se prevé una pena máxima de dos años de cárcel.

Previamente, a eso de las 10, en la sala A de audiencias de la planta baja, Menem esperaba el inicio del juicio ante el Tribunal Oral Federal N° 4, pero la audiencia se demoraba. A la misma hora, en la sala B estaba De la Rúa, que esperaba a los jueces del Tribunal Oral Federal N° 3. pocos minutos después, cuando se enteró de que su colega estaba allí, caminó cinco pasos y lo vio. Los separaba la mampara que divide al público de los acusados. De la Rúa le extendió la mano. El encuentro fue cálido y breve.

–¿Como te va? ¿Cómo anda tu salud?, preguntó De la Rúa.

–Y, acá estamos, bien, pero viste, estas cosas nos pasan por haber sido presidentes ..., respondió Menem.

Su hija Zulema estaba a pocos metros. De la Rúa regresó a su banquillo de los acusados, en la sala de audiencias contigua, y Menem se sentó en el suyo, sin saber que le esperaban buenas noticias.

Tras el fallo, el ex presidente se fue caminando absuelto, acompañado de su hija y de su abogado Pedro Baldi.

La audiencia fue breve y contundente. El tribunal decidió, de oficio –es decir, sin que se lo pidan la defensa, la fiscalía, ni la querella– desestimar parte de la acusación fiscal, lo que hizo que el caso se derrumbara en la segunda audiencia del juicio oral y público.

Menem había dicho en una entrevista transmitida por la CNN que tenía una cuenta en Suiza, con dinero de una indemnización que había cobrado por haber estado preso durante la dictadura militar. Pero, luego, siempre lo negó. Por no incluirla en su declaración jurada correspondiente al año 2000, fue denunciado por la Oficina Anticorrupción el 24 de julio de ese año.

Consultas a Suiza

En la investigación, la justicia argentina le preguntó tres veces a Suiza si Menem tenía cuenta en ese país, y en todas las ocasiones respondió lo mismo: no tiene registrada una cuenta con actividad durante el período en que fue presidente, entre julio de 1989 y diciembre de 1999.

El 20 de agosto de 2002, el juez federal Norberto Oyarbide lo indagó por el delito de omitir maliciosamente ese dato, pero dos meses mas tarde Oyarbide declaró que no había mérito para procesarlo. Menem hacía cuatro años que había dejado el poder y sus senadores hacía un año que habían salvado al juez en un escandaloso juicio político, luego de que fue denunciado tras concurrir a un prostíbulo gay.

Los jueces de la Sala II de la Cámara Federal dieron vuelta el sobreseimiento y directamente procesaron a Menem en 2003, pero sólo por el delito de omisión maliciosa. Fue sólo en 2005 cuando Oyarbide lo volvió a procesar, cuando amplió la acusación con nuevos hechos. Dijo que omitió incluir en su declaración jurada dos ultralivianos, chocados, un Fiat 147, acciones y departamentos en La Rioja.

El juez, en su procesamiento, incorporó a la acusación los delitos de falsedad ideológica de instrumento público e incumplimiento de deberes de funcionario público.

La diferencia fue clave para alejar el riesgo de la prescripción, pues la omisión maliciosa se castiga con solo dos años de cárcel y la falsedad ideológica –insertar datos falsos en un documento público– se castiga con seis años de cárcel, según está tipificado en el Código Penal. Esto le aseguraba una sobrevida al caso.

El fiscal Carlos Stornelli elevó, así, el caso a juicio en 2005 y el Tribunal Oral Federal N° 1 citó a juicio en 2008. Además de la cuenta en Suiza se le imputaba al ex presidente que tenía dinero en otra cuenta abierta en Liechtenstein, a nombre de la sociedad Red Spark, controlada por su ex secretario Ramón Hernández, que fue sobreseido en el caso.

Pero la audiencia nunca se realizó, porque estaba en la fila de ser considerada, junto con otros procesos, incluido el megajuicio por el Plan Cóndor, que ese tribunal realiza actualmente y llevará al menos dos años.

Unas veinte causas que estaban en Tribunal Oral Federal N° 1 fueron repartidas entre otras sedes judiciales y, de este modo, el caso de Menem pasó en febrero al Tribunal oral Federal N° 4. Habían pasado 13 años desde que fueron cometidos los hechos por los que se lo acusaba.

La fiscalía, a cargo de la doctora Fabiana León, ya había advertido acerca de "irregularidades" en la primera audiencia del juicio, al entender que el ex mandatario no había sido indagado por el delito de falsedad ideológica, es decir que no tuvo oportunidad de defenderse.

Pero la fiscal, luego de argumentar sobre el punto y criticar la instrucción y a los jueces y fiscales que la llevaron adelante, dijo que esa nulidad se podía salvar en el juicio.

Preparan la apelación

La Oficina Anticorrupción, que actúa como querellante en la causa, se opuso al fallo y ahora anunció que apelará.

"Nos hubiera gustado un juicio para demostrar que Menem tuvo esa cuenta y no la declaró. Consideramos que la causa no está prescripta", dijo a LA NACION el abogado de la OA Julio García Elorrio.

Cuando ayer se reanudó el debate, fue el propio tribunal, de oficio, el que decidió anular parte de la elevación a juicio y absolver, sin esperar al final de la investigación, lo que sorprendió a algunos, que interpretaron la decisión como una violación de los derechos del acusado.

Menem enfrenta otra causa por corrupción. Se trata de un expediente en el juzgado federal de Oyarbide por enriquecimiento ilícito.

El fiscal Miguel Ángel Osorio insistió ayer en pedir su indagatoria, que ya había sido dispuesta por Oyarbide en 2012 y suspendida por el magistrado.

El ex presidente cuenta ya con una condena a siete años de prisión por la venta de armas a Croacia y a Ecuador, y la Justicia solicitó que una vez que quede firme se le quiten los fueros parlamentarios para poder ser detenido y cumplir la pena.

Además, Menem también está en condiciones de ir a juicio por el pago de sobresueldos durante su presidencia y por haber obstruido la investigación de una de las pistas del atentado a la AMIA.

13 años de trámite judicial

Un proceso que terminó por la proscripción

  • 24/7/2002 / Denuncia

    La Oficina Anticorrupción denunció que Menem no había incluido en su declaración jurada una cuenta en Suiza, de la que había hablado en un reportaje
  • 20/ 8/2002 / Indagatoria

    El juez Oyarbide indagó al ex presidente por el delito de omisión maliciosa
  • 9 / 10/2002 / Falta de mérito

    Oyarbide no encontró elementos para procesar a Menem y le dictó una falta de mérito
  • 12/ 12/2003 / Marcha atrás

    La Cámara Federal revocó el fallo de Oyarbide y procesó a Menem
  • 5/ 5/2005 / Ampliación

    Oyarbide, tras una nueva indagatoria, amplió la acusación contra Menem y lo acusó, además, de falsedad ideológica e incumplimiento de sus deberes
  • 29/9/2006 / Elevación a juicio

    El fiscal Stornelli elevó el caso a juicio por la acusación ampliada por la que había procesado Oyarbide
  • 17/8/2006 / Citación

    El Tribunal Oral Federal N° 1 citó a juicio, pero el caso se puso en la fila, a la espera de ser juzgado. Dada la cantidad de casos, incluido el juicio por el Plan Cóndor, que el tribunal empezó y durará al menos dos años, la Casación envió esta causa y otras veinte a otro tribunal
  • 4/ 2/2003 / Juicio oral

    El caso llegó al TOF N° 4 que le puso fecha al juicio. Tras dos audiencias anuló parte de la acusación, declaró el caso prescripto y absolvió a Menem
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.