Suscriptor digital

Julio Grassi irá a prisión

Fue una decisión unánime de la Justicia; el sacerdote está condenado a 15 años por corrupción de menores y abuso sexual agravado, pero tenía libertad vigilada; irá a la cárcel 39 de Ituzaingó
(0)
23 de septiembre de 2013  • 20:33

El sacerdote Julio César Grassi deberá cumplir prisión efectiva por la pena de corrupción de menores y abuso sexual agravado por la que se lo condenó durante 15 años. De este modo perdió el beneficio de libertad vigilada que tenía, una resolución extraordinaria de la que gozó cuatro años pese a estar condenado a un delito grave. A esto lo definió hoy tras la audiencia de partes el Tribunal Oral Criminal (TOC) N° 1 de Morón.

Grassi quedó a disposición del servicio penitencial bonaerense. Será alojado en la unidad penitenciaria 39 de Ituzaingó.

La resolución se dio a conocer poco después de las 19 en la sede de los tribunales de Morón, luego de que esta tarde los jueces rechazaran la recusación de la defensa de Grassi.

El sacerdote fue condenado por el TOC 1 en junio del 2009 a 15 años de prisión por haber abusado de un menor que alojaba en guarda judicial en la Fundación Felices los Niños y la condena fue confirmada en tres instancias.

El fiscal de Morón, Alejandro Varela, celebró la decisión del tribunal de esa localidad de decretar la detención e ingreso en prisión del padre Grassi. En declaraciones a Radio 10 el funcionario destacó que estaba "conforme con lo resuelto" por los magistrados y que los jueces tuvieron en cuenta "lo pedido por esta Fiscalía, todos nuestros planteos".

Sobre la posibilidad de que los abogados del sacerdote intenten recurrir la decisión judicial, el fiscal Varela afirmó que "que vayan en queja donde quieran, pero de momento Grassi tendrá que cumplir la detención".

Críticas a la sentencia

Allegados del padre Grassi y miembros de la agrupación y de su obra Felices los niños cuestionaron con firmeza la decisión del Tribunal Federal de Morón. Muy enojados, algunos de ellos lanzaron duras acusaciones contra el fiscal de la causa y contra los abogados querellantes, a quien señalaron "no merecen estar en la Justicia".

Los defensores de Grassi están seguros de su inocencia y aseguran que se trata de "un fallo muy presionado por los medios". "El padre Grassi lucha contra el capitalismo", destacó una mujer que no se quiso identificar en declaraciones a Radio 10. "Nadie duda de su obra ni de él y tendrían que estar acá [en el juzgado] escuchando a los muchachos de la fundación a su favor".

El abogado Juan Carlos Malvicini, defensor de Julio César Grassi, había rechazado hoy ante el tribunal el planteo de detención del sacerdote, y le reclamó a los jueces "que cumplan su tarea, aplicando la ley, porque no existe riesgo procesal alguno" que impida la libertad del cura.

Tras sostener que en la audiencia los acusadores "reescribieron el juicio", el abogado aseguró que la detención debe darse "cuando sea absolutamente indispensable" y afirmó que "la sociedad no necesita una respuestas para calmar la sed de venganza".

"No hay entorpecimiento, dilación o moras. Es ejercer los derechos -dijo Malvicini-. La buena memoria dice que la causa empezó en el 2000. El imputado está sentado al lado mío, siempre asistiendo. ¿Cuál es el riesgo que hoy dicen tener? El temor velado? ¿Dónde puede ir Grassi?, si tiene portación de cara el padre Grassi", sentenció el letrado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?