Suscriptor digital

Un taller para los amantes de las herramientas

Uno de nuestros fotógrafos armó un taller en su casa para hacer arreglos y, de paso, transmitirles a sus hijos la más linda tradición familiar.
(0)
25 de septiembre de 2013  • 17:36

Producción: Cristina Solanet.

El fotógrafo Alejandro Peral creció en una casa con un gran taller: mesa de trabajo amplia y sólida, máquinas y armarios llenos de cajones repletos de herramientas. A veces solo, a veces ayudando a su papá, fue aprendiendo algunos trucos de cada oficio. "Aunque no tuviera lugar, siempre mudé conmigo todas las cosas que heredé del taller de mi viejo. Las tuve mucho tiempo en cajas, esperando la hora de desplegarlas", nos cuenta. Ese momento llegó hace un año y medio, cuando se mudó a esta casa con garaje del que el auto se quedó afuera, para que por fin pudiera poner en práctica su afición. Desde aquí se da maña para resolver cuestiones de plomería, de electricidad o arreglar algún mueble: "En todos los casos, intento primero yo; si la cosa me supera, llamo a un especialista, pero muchas veces lo resuelvo", dice orgulloso. Es un lugar sencillo, que armó junto con sus hijos (que ahora lo ayudan a él, continuando la costumbre familiar); puso un panel de MDF para tener las herramientas a la vista, un tablero de arquitecto con caballetes y una cajonera. "Este lugar es muy especial para mí: estar ahí significa conectarme con mi viejo y con las cosas que le gustaba hacer".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?