Hospitales sustentables: cuando la cultura verde llega a la salud

No usan instrumental con mercurio y tienen huertas en sus predios
Laura Rocha
(0)
16 de octubre de 2013  

Desterrar el uso del mercurio en termómetros y tensiómetros, cambiar las tradicionales placas radiográficas por imágenes digitalizadas, separar los residuos e incluir una huerta en el predio son algunas de las nuevas iniciativas sanitarias para tratar de que los hospitales sean menos contaminantes.

A estas prácticas se han sumado, en la ciudad de Buenos Aires, el Hospital Italiano, el Rivadavia, y el Fernández y, en territorio bonaerense, el Italiano de San Justo, que forman parte de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables. En todo el país esa red reúne a once entidades, y en América latina agrupa a más de 150 organizaciones sanitarias.

El pionero fue el hospital Rivadavia, ubicado en Las Heras y Austria. "Fuimos los primeros en eliminar el uso de termómetros de mercurio, pero el proceso no fue sencillo", explicó a LA NACION Luis Somaruga, jefe del Servicio de Neonatología de ese nosocomio y vocal del Consejo de Administración de Salud sin Daño para América Latina.

"El instrumental que utiliza mercurio es famoso por su precisión y cuesta introducir cambios. Hicimos un estudio en el que demostramos que los termómetros digitales son confiables", destacó Somaruga.

Hoy la ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Salud de la Nación han adoptado esta herramienta, algo que un lustro atrás era impensable.

La iniciativa de crear la red internacional de hospitales perteneció a la ONG Salud sin Daño. "Hay que entender que estamos expuestos a muchos tóxicos todo el tiempo. Aunque la enfermedad a veces se relacione con lo inmediato, es necesario comprender que esas sustancias con las que tenemos contacto se acumulan en el cuerpo y recién en 10 o 20 años pueden aparecer sus efectos", explica María Della Rodolfa, médica responsable del programa de Salud sin Daño para América latina.

La red de hospitales propone un decálogo de acciones "verdes", entre las que se encuentran el tratamiento de residuos, el ahorro de energía y la eliminación y el reemplazo de sustancias químicas. Lo que se les pide a los establecimientos miembros es que, al menos cada año, comience a trabajarse en dos de estos propósitos.

Por caso, en el Rivadavia ahora se está realizando una prueba piloto para reemplazar el glutaraldehído, que se utiliza para desinfectar el instrumental médico. Los investigadores hallaron que un buen sustituto es el ácido peracético. También se intenta reemplazar los materiales que contengan ftalatos, que se desprenden de los materiales rígidos de plástico. Hoy, la mayoría de las intubaciones se realizan con silicona.

"La intención es eliminar sustancias tóxicas para los trabajadores y para las personas que vienen a atenderse. Cada práctica es comunicada al gobierno, que apoya esta iniciativa", indicó Eduardo Fernández Rostello, director del Hospital Rivadavia.

"Llegó el momento de pensar de otra manera la relación entre la salud y el medio ambiente. Ya no hay dudas de que hay factores ambientales que son claros determinantes de la salud, que influyen sobre las enfermedades y los padecimientos de la población. Es hora entonces de que el sector salud se involucre activamente en las cuestiones ambientales de un modo que ayude a prevenir esas enfermedades y que traccione a la sociedad hacia un modelo que promueva un ambiente más saludable", indicó Verónica Odriozola, coordinadora regional de Salud sin Daño para América latina.

El Hospital Italiano es otra de las instituciones que forman parte de la red. "Empezamos a trabajar en 2009. Tenemos una Comisión de Salud y Ambiente, y también un área de investigación y un programa de salud y ambiente multidisciplinario. Entendemos que hay un cambio cultural y nosotros tenemos que acompañarlo. El primer proyecto, que implicó un cambio en la infraestructura, fue la eliminación de las placas radiográficas. Las imágenes son digitales y sólo se imprimen, en papel, a pedido. Los afiliados de nuestro plan de salud pueden acceder a ellas a través de su historia clínica, que también es electrónica", contó Natalia Pereiro, socióloga, integrante de la Comisión de Salud y Ambiente del Italiano

La huerta, en San Justo, en alianza con el INTA
La huerta, en San Justo, en alianza con el INTA Crédito: Gentileza Htal. Italiano
En San Justo, el Hospital Italiano suma a todas estas prácticas sustentables una huerta de una hectárea dentro de su predio. "Lo más destacado de nuestra huerta es que se conforma una red con la Facultad de Agronomía de la Universidad de Morón y con el INTA. En este espacio participan 41 huerteros de la zona, que el año pasado obtuvieron 19.000 kilos de hortalizas", sostuvo Jorge Lavalle, y agregó que además hay cursos y talleres para toda la comunidad.

El tratamiento de los residuos es un capítulo importante para los establecimientos de salud. Por caso, en el Hospital Fernández se hace un seguimiento especial de los residuos peligrosos y para evitar el acopio semanalmente se retira todo lo que se recolecta.

El Rivadavia y el Italiano también hacen separación de residuos. En este último hay incluso disposición diferenciada en el origen en reciclables y no reciclables. Y también hay un tratamiento especial para los medicamentos vencidos y para los elementos como tubos fluorescentes o lamparitas, que deben ser tratados como desechos especiales por su contenido de mercurio y fósforo.

El decálogo de acciones

Los hospitales suman iniciativas para ser sustentables

  • Áreas de acción

    La Red Global de Hospitales Verdes y Saludables establece diez áreas de acción: liderazgo, reemplazo de sustancias nocivas, tratamiento de residuos, eficiencia energética, reducción del consumo de agua potable, estrategias de transporte, compra de alimentos saludables, disposición de productos farmacéuticos, consumo de alimentos cultivados de manera sustentable, apoyo a la construcción sustentable
  • Siliconas, por PVC

    Las tubuladuras, máscaras de oxígeno o sondas rígidas de PVC se reemplazan por elementos de siliconas o polietileno. El PVC puede afectar el aparato reproductor masculino
  • Desinfectantes

    El glutaraldehído se utiliza para desinfección de material destinado a endoscopias. La inhalación prolongada y repetida puede producir asma. Se prueba reemplazarlo con ácido peracético
  • Mamaderas de vidrio

    El bisfenol es un químico que se utiliza en elementos plásticos, como mamaderas. Se recomienda usar las de vidrio
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.