Escapar del horror: más de 600 sirios huyeron a la Argentina

Unos 150 hicieron el trámite y son considerados refugiados políticos
Martín Dinatale
(0)
18 de octubre de 2013  

Llegan con los sonidos de la guerra detrás. Algunos dejaron a sus familias entre balas cruzadas y apenas pudieron escapar solos del horror. Un total de 150 sirios llegaron a la Argentina desde que se desató la cruel guerra civil para derrocar al presidente Bashar al-Assad y todos ya recibieron la asistencia humanitaria del Gobierno o de las Naciones Unidas.

Si bien son 150 los sirios que hicieron el trámite en la Dirección de Migraciones para ser considerados refugiados, en la Cancillería estiman que fueron otorgadas más de 500 visas por la embajada argentina que hasta septiembre pasado estaba en Damasco. La gran mayoría de los que llegaron fueron invitados por familiares en la Argentina en los dos últimos años. De esta manera, serían más de 600 los sirios que huyeron de la guerra y llegaron a la Argentina.

"La Argentina debería traer más sirios al país, porque eso es una verdadera catástrofe que hay que atender", expresó a LA NACION el director de Migraciones, Martín Arias Duval, que confirmó que dialogará con la Cancillería para ampliar la ayuda humanitaria de la Argentina hacia Siria. Se estima que hay unos dos millones de personas que provienen de Siria en calidad de refugiados y que se han escapado a otros países. La Argentina y Brasil son los dos países latinoamericanos que mayor cantidad de refugiados sirios recibieron.

El Ministerio del Interior, a través de Migraciones, confirmó que los 150 sirios que están en la Argentina como refugiados políticos y escaparon de la guerra recibieron viviendas, trabajo y ayuda humanitaria. Esto lo aporta el Estado y el programa del Acnur de las Naciones Unidas para refugiados en todo el mundo. El grupo está bajo estricta vigilancia y resguardo, por lo que permanece en el país bajo identidad reservada.

"El sistema de protección de refugiados que se les da en la Argentina a los sirios contempla la protección del Estado, se los exime de presentar algunos documentos, tienen identidad reservada y pueden trabajar en forma legal", confirmó Arias Duval, que está a cargo del ingreso de los sirios que llegaron al país.

Esos 150 se encuentran ahora bajo el régimen internacional que administra el Acnur y hay unos 15 refugiados más que se encuentran con trámites en curso y resolverán su situación en lo inmediato.

El régimen del Acnur por el que ingresaron en la Argentina ubica a los refugiados sirios como perseguidos políticos o personas cuya vida está en peligro, y por lo tanto tienen derecho a recibir una protección especial. De hecho, algunos de ellos son activistas opositores. Sin embargo, el director de Migraciones dijo que esto no pone a la Argentina en una situación de enfrentamiento político con Damasco, sino que la ayuda humanitaria va más allá de las cuestiones políticas.

Para confirmar la situación de una persona refugiada, el Gobierno analiza cada caso, evalúa qué riesgos corría su vida en Siria y luego define si lo acepta o no como refugiado.

La Fundación Católica para la Migración es la que actualmente se encarga de darles vivienda y asistencia a los refugiados sirios en colaboración con el Gobierno y el Acnur.

Por otra parte, la Cancillería ya logró evacuar a más de 180 argentinos que se encontraban en Siria y que por medio de un apoyo logístico pudieron escapar. El embajador argentino en Siria, Roberto Ahuad, regresó a Buenos Aires por decisión del canciller Héctor Timerman y no se sabe cuándo volverá a Damasco para seguir con el operativo de repatriación de argentinos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.