Suscriptor digital

Peregrinar a Luján también es posible para los enfermos

Desde hace 70 años, el último sábado de octubre se cumple allí una jornada de oración y encuentro; participan 2500 personas
María Ayuso
(0)
22 de octubre de 2013  

Como suele ocurrir con esos días que dejan su impronta para toda la vida, Inés Arteta recuerda con minuciosidad hasta los detalles más impensados: llevaba puesto un vestido blanco, el sábado en que, con once años, su abuela materna –que se llamaba como ella– la llevó por primera vez a la Peregrinación de Enfermos a Luján. "Ese día, me sentó a su lado y me pidió que le diese de comer a una señora que no podía hacerlo por su cuenta. Con mi abuela, siempre tuvimos una conexión muy fuerte: tenía una mezcla de disfrute por la vida y muchísima compasión por el dolor ajeno…", recuerda Inés.

Hoy, a sus 51 años, esta madre de tres hijos se prepara para volver a participar del ritual que es parte de su vida: "No dejé de ir nunca y cada año busco a aquella señora a quien ayudé a comer y que sigue yendo".

La Peregrinación de Enfermos a Luján nació de un grupo de voluntarios que, desde hace 70 años, lleva el último sábado de octubre a 2500 enfermos de más de 40 instituciones (entre hospitales, cotolengos, parroquias, centros comunitarios y comedores) de Capital Federal y alrededores a pasar el día a Luján.

"Van personas con discapacidades y también viejitos. Para muchos, es una jornada muy importante, ¡incluso más que Navidad!, ya que es la única salida del año", explica Arteta. Y agrega: "Es la peregrinación a Luján de aquellos que no pueden caminar hasta allí…".

Según Inés, la fundadora de esta iniciativa – que está a pasos de convertirse en ONG– fue María Luisa del Carril. "Es una cuestión muy familiar, de un grupo de familias que fueron convocando a otras", dice.

La organización de la peregrinación lleva todo el año, y los voluntarios se dividen las tareas formando equipos que se ocupan de las cuestiones más diversas: desde la distribución de los más de 40 colectivos que buscan a los peregrinos por cada institución hasta el armado de las rampas en torno de la basílica de Luján y la contratación de ambulancias.

Para juntar los fondos para los preparativos, los voluntarios se las rebuscan haciendo eventos a beneficio durante el año, y reciben donaciones en especie: desde fideos hasta huevos o alfajores.

Cada año, el último sábado de octubre, bien temprano por la mañana puede verse en el punto de encuentro –Avenida del Liberador y Tagle– casi medio centenar de micros aprontándose para la salida, además de cientos de voluntarios.

Al llegar a Luján, participan de una misa en la basílica, luego de la cual son conducidos a las mesas dispuestas en el claustro y en el Descanso del Peregrino para disfrutar del almuerzo. Aquellos que quieran participar de la peregrinación el próximo sábado, o sumarse como voluntarios, pueden comunicarse con María Cullen al 4822-5405 o mariacullen@arnet.com.ar . Para donaciones: Lucrecia Balbin: 4804-9126 o lucre.elterrunio@gmail.com.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?