Piden la detención del joven que mató al correr una picada

Captura: los fiscales solicitaron al juez que Sebastián Cabello vaya preso porque dos testigos dijeron que lo vieron manejar, algo que tiene prohibido.
(0)
30 de noviembre de 1999  

Hace tres meses, Sebastián Cabello mató con su auto a una mujer y a su hija mientras corría una picada en el barrio de Núñez. Estuvo preso ocho días y recuperó su libertad. Los fiscales Félix Crous y José María Campagnoli pidieron ayer al juez de instrucción Vicente Cisneros que ordene su detención porque dos testigos aseguraron que lo vieron conducir, algo que le fue expresamente prohibido por el magistrado que lo procesó.

Cisneros puede hacer lugar al pedido de los fiscales y ordenar la detención de Cabello, o simplemente, rechazarla y seguir con la pesquisa.

Anoche, la captura de Cabello no había sido notificada por Cisneros ni a la fiscalía ni a la mesa del Departamento Central de la Policía Federal, confirmaron fuentes judiciales y policiales.

Cabello, de 19 años, provocó la muerte de la veterinaria Celia González Carman y de su hija de tres años, Vanina, cuando circulaba por la avenida Cantilo a más de 170 kilómetros por hora, en la madrugada del 30 de agosto último.

La cupé Honda Civic especialmente "retocada" por Cabello para correr embistió al Renault 6 que manejaba Carman, según consta en el expediente que lo puede llevar de vuelta a la cárcel. El vehículo se prendió fuego y madre e hija fallecieron.

Idas y vueltas

El juez correccional Luis Schelgel procesó a Cabello, el 14 de septiembre último, por el delito de homicidio culposo, la muerte que se produce por negligencia o impericia, pero sin intención.

El magistrado entendió que Cabello podía esperar en libertad el juicio oral en su contra. No obstante, lo inhabilitó para conducir vehículos por seis meses.

Dos semanas después de la resolución de Schelgel, la situación procesal del joven se complicó: la Sala V de la Cámara del Crimen hizo lugar al pedido del fiscal de Cámara Norberto Quantin e imputó a Cabello por homicidio simple.

El cambio de calificación no es un dato menor, porque la actual imputación que pesa sobre Cabello no le permite estar en libertad.

Tras la resolución de la Cámara, el expediente pasó de la Justicia correccional a la de instrucción, que investiga delitos con penas previstas superiores a los tres años. El homicidio simple prevé de 8 a 25 años de encierro.

Familiares y amigos de Celia Carman realizarán hoy un acto para recordar los tres meses del accidente y para exigir justicia. Sergio Rosales, esposo y padre de la pequeña fallecida, anunció que el acto se realizará a las 19 en Melián 4030, frente a la casa donde vivía la familia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?