Suscriptor digital

Un garage convertido en espacio de trabajo

Visitamos a la ambientadora Carmen Rojnica, que desde aquí diseña todo lo necesario para que vivir sea una celebración.
(0)
25 de octubre de 2013  • 14:03

Producción: Cristina Solanet | Fotos: Daniel Karp.

Carmen Rojnica es una emprendedora apasionada, talentosa y hábil que inventó estrategias propias para desarrollar y hacer crecer su empresa, trasladándola a su casa en el poco auspicioso año 2001. Sin posibilidad de invertir, se acomodó en el garaje con los muebles que consiguió y, desde ahí, siguió con lo suyo: las ambientaciones para eventos. Abocada al armado de livings, se vio enfrentada con la falta de espacio para almacenar tantos muebles y accesorios. ¿Qué hizo entonces? Optó por unos en hierro con tratamiento antióxido, para poder tenerlos a la intemperie. "Nada es casual", dice, y la solución práctica se convirtió en su estilo: una onda descontracturada para disfrutar de los momentos al aire libre. Sus decoraciones gustaron tanto que los encargos para uso personal no tardaron en llegar, y así empezó a desarrollar una línea propia de textiles estampados, cerámicas pintadas y muebles y objetos en hierro especialmente pensados para jardines, patios y balcones. "Queríamos que el producto final siguiera siendo diferente, artesanal, con mucho color y fácil de comprar". En línea con esa premisa, sumó un e-shop con un sistema de distribución que llega a todo el país y, recientemente, cerró el círculo la oferta de listas de casamiento. "El desarrollo siguió su curso natural; nada es al azar", dice, en una frase que parece ser su mantra.

CON LO QUE ESTÁ

* Al iniciar un emprendimiento en casa, comenzar por los recursos disponibles antes que entrar en gastos: mesas, sillas y estanterías que sobran en otro lado, pueden ser de gran utilidad.

* Pensar en el almacenamiento. ¿podemos ampliar los metros cubiertos o conviene buscar alternativas para aprovechar el espacio al aire libre?

* Si el ambiente no es luminoso, lo más económico es pintar todo de blanco (paredes, cielo raso y hasta el piso) para dar sensación de amplitud y ganar claridad.

* A la hora de ampliar, hacerlo a través de ambientes que se vinculen directamente y no interfieran con la vida familiar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?