Suscriptor digital

Cabello seguirá preso hasta el juicio

(0)
2 de diciembre de 1999  

Sebastián Cabello, el joven que mató a una mujer y a su hija cuando corría picadas con su auto por la avenida Cantilo, deberá permanecer en prisión hasta que sea sometido a juicio oral a mediados del año próximo, según fuentes judiciales.

Mientras tanto, el fiscal José María Campagnoli estudia ampliar la imputación contra los padres del joven, a pesar de que es mayor de edad.

El muchacho, detenido anteayer porque volvió a conducir a pesar de que lo tenía expresamente prohibido, fue notificado ayer por el juez de instrucción Vicente Cisneros de que su excarcelación quedaba revocada.

Para ello fue conducido al Palacio de Tribunales, donde se encontró cara a cara con el más dolido por la tragedia: Sergio Rosales, marido de Celia González Carman y padre de Vanina, de 4 años, muertas el 30 de agosto cuando Cabello las atropelló con su automóvil mientras corría una picada a más de 170 kilómetros por hora.

Rosales, que no pudo contener la bronca acumulada y el dolor que le provocó perder de ese modo a su familia, logró trasponer la custodia policial y le pegó una trompada en el rostro a Cabello, en momentos en que era conducido por un pasillo del tercer piso del Palacio de Justicia.

"Lo único que le dije es que la iba a pagar. Que se iba a pudrir en la cárcel y que esto no iba a quedar así", dijo indignado Rosales al explicar los motivos del ataque.

Cisneros notificó al joven de 19 años que iba a quedar detenido. Una apelación de esa medida sería inútil, pues la Sala V de la Cámara del Crimen ya falló en esta causa que la conducta que se le imputa a Cabello debe ser considerada como homicidio simple, es decir con intención, y no producto de una imprudencia, negligencia o impericia.

El fiscal de la causa, José María Campagnolli, dijo que estudia la posibilidad de achacar alguna responsabilidad a los padres de Cabello porque facilitaron la compra de un auto como el que usó. Se trata de una cupé Honda Civic, preparada para altas velocidades.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?