Suscriptor digital

Aprender a producir mientras hacen el bien

(0)
2 de noviembre de 2013  

 Escuela Mario C. Videla, de San Justo, provincia de Santa Fe

"Agregando valor se satisfacen necesidades"

Son las siete y media de la mañana y Francisco Lazzarini se apronta para llegar a su escuela, ubicada en la localidad de San Justo, provincia de Santa Fe. Hoy, junto con otros tres compañeros de 5o año, les toca formar parte de la rutina de ordeñe en el tambo escolar que posee la institución educativa. Se calzan las botas, el mameluco azul y esperan atentos las indicaciones del profesor; esas que, el día de mañana, les abrirán las puertas para un futuro laboralmás alentador.

"Los libros te explican la teoría, y podés leer cómo se hace algo. Pero una vez que lo aprendés en la práctica, no te lo olvidás más. Es como andar en bicicleta, después de que practicaste pedaleando, la técnica te queda para siempre", asegura Francisco mientras camina con ritmo acelerado para arriar a las vacas.

La rutina de ordeñe es uno de los primeros pasos dentro del proyecto "Agregando valor se satisfacen necesidades" de la Escuela Agrotécnica Mario C. Videla. Los alumnos participan de todo el proceso productivo que incluye desde la elaboración hasta la comercialización de productos lácteos, tales como: leche pasteurizada, dulce de leche y queso.

Todo lo aprendido en el campo se vincula con asignaturas curriculares como Biología, Física, Química y Gestión de la empresa agropecuaria.

La iniciativa, además, permite a los chicos crear herramientas para fortalecer la metodología de enseñanza-aprendizaje y acrecentar su espíritu solidario ya que parte de los 18 kilos de dulce de leche y 50 litros de leche pasteurizada que se producen por día, son destinados al comedor escolar y a dos comedores comunitarios de Cáritas San Justo.

"Es un trabajo interdisciplinario, que deja de lado el estudio encasillado", explica Cristina Filippa, directora de la escuela. Así los alumnos relacionan diferentes temas, como por ejemplo: el aparato reproductor de los animales; propiedades de los suelos; manejo de maquinarias y análisis económico.

Los productos elaborados son 100% fruto de la capacitación brindada a los alumnos para que, cuando terminen el secundario, puedan enfrentarse a una situación real de trabajo y tener una mejor inserción laboral.

"Los chicos logran resolver las situaciones problemáticas cuando integran el conocimiento, ya que abren la mente y empieza a aparecer el razonamiento. Eso es lo que les sirve para todo los ámbitos de la vida", agrega Filippa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?