Desde 2015, la AFIP accederá a cuentas bancarias en Suiza

Se anunció un acuerdo con ese país para aplicarse una vez que sea ratificado legislativamente, con el mecanismo de caso por caso

6 de noviembre de 2013  

Los fondos bancarios que viajaron virtualmente 11.279 kilómetros de Buenos Aires a Zurich para permanecer escondidos deberán moverse 10.294 kilómetros más hasta Singapur si quieren permanecer lejos del alcance de la AFIP. Este esfuerzo adicional será necesario por el convenio que ayer anunciaron el organismo que conduce Ricardo Echegaray y el embajador suizo en la Argentina, Johannes Matyassy, para intercambiar datos fiscales y evitar la doble imposición para las empresas de ambos países. El acuerdo, basado en el modelo de la OCDE, se firmará en enero de 2014 en Berna y deberá ser ratificado por ambos parlamentos, por lo que regirá sólo en 2015.

Mientras tanto, como ocurrió cuando la AFIP firmó un convenio con Uruguay -que provocó la mudanza de capitales argentinos a Panamá-, los contadores comenzaron a recomendar a sus clientes el traslado de las cuentas a Singapur, territorio por ahora alejado de la presión global para abrir sus datos. Tal como informó LA NACION en julio pasado, la AFIP logró renegociar este acuerdo con Suiza, que había dado por caído en forma unilateral en 2012. El embajador aclaró que el intercambio de datos no será automático, sino caso por caso, para evitar las denominadas "excursiones de pesca" en la jerga tributaria, por las que se podrían pedir datos en forma generalizada. El acuerdo permitirá llegar a los titulares de las cuentas bancarias en ese país, pero solamente si la AFIP cuenta con datos bien fundamentados, expresaron varios tributaristas. De hecho, Uruguay ya se negó a brindar datos, pese a que el convenio rige desde febrero pasado, por considerar que la AFIP formuló en forma incorrecta los pedidos, aunque en el organismo argentino creen que se trata de una "chicana" por las disputas generales entre ambos gobiernos. Al respecto, el tributarista César Litvin indicó que "Uruguay brinda información a la Argentina cumpliendo rigurosamente la vigencia, es decir, no entrega información en forma retroactiva". Sobre el tratado con Suiza opinó que la baja del convenio previo "afectó a las empresas de capitales suizos radicadas en la Argentina". Datos del gobierno suizo indican que el flujo de capitales al país ascendió a US$ 1691 millones en 2011 (último dato disponible) y que las empresas de ese país generan 30.000 empleos aquí. Antonio Figueroa, ex director nacional de Impuestos, sostuvo que "desde el punto de vista argentino, si no hay clima para la inversión para lo único que sirve este tipo de acuerdos es para perder capitales porque sólo favorecerá a que las empresas paguen menos impuestos". El tributarista opinó que "los acuerdos modelo OCDE son una estafa para los países en desarrollo".

En cambio, Andrés Edelstein, socio de impuestos de PWC, consideró que "la expansión de la red de tratados internacionales de nuestro país, si bien está lejos de constituir el motivo principal por el cual se radican inversiones extranjeras, es uno de los atributos que suelen contemplarse cuando se toman decisiones de inversión". Además, expresó que "la firma es una muestra más de la tendencia a una mayor transparencia y de los pasos que da Suiza para adecuarse a la realidad". En tanto, Carlos Fernández, de Crowe Horwath, precisó que "el convenio derogará la no gravabilidad para los accionistas suizos del impuesto sobre los bienes personales", vigente en el acuerdo anterior.

Con la colaboración de José Hidalgo Pallares

TEMAS EN ESTA NOTA