Brasil: exhuman el cuerpo de Goulart

Buscan aclarar cómo murió el ex presidente
Alberto Armendariz
(0)
13 de noviembre de 2013  

RÍO DE JANEIRO.- En un intento por esclarecer las misteriosas circunstancias de su muerte en su exilio en la Argentina en 1976, los restos del ex presidente de Brasil João Goulart (1961-1964) serán exhumados hoy por las autoridades brasileñas, que sospechan que el derrocado mandatario fue envenenado como parte del Plan Cóndor, tramado por las dictaduras de la época.

Peritos argentinos, cubanos y uruguayos colaborarán con los expertos brasileños, que retirarán el cuerpo del cementerio de su ciudad natal, São Borja, en el estado de Rio Grande do Sul. Pasado mañana, el cuerpo será llevado a Brasilia, donde será recibido con honores por la presidenta Dilma Rousseff y ex mandatarios.

Se le extraerán muestras de ADN, que serán enviadas a laboratorios en el exterior para su análisis, con la esperanza de que se confirmen las verdaderas causas de su fallecimiento.

Según la historia oficial, Jango -como era conocido popularmente Goulart- murió de un ataque cardíaco en un hotel de Mercedes, provincia argentina de Corrientes, donde estaba de paso tras ser obligado a dejar el poder en Brasil por un golpe militar en 1964.

En ese entonces no se le realizó una autopsia y, en 2006, un ex agente de inteligencia uruguayo, Mario Neira Barreiro, reveló a uno de los hijos del ex presidente que había participado de un complot para matar a Goulart con veneno, urdido por los gobiernos militares de Brasil, la Argentina, Chile y Uruguay, en el marco del Plan Cóndor para deshacerse de los enemigos políticos de esos regímenes.

"Es un momento histórico no sólo para la familia, sino también para el país y para todas las familias de muertos, desaparecidos, torturados y exiliados de la dictadura militar", resaltó ayer João Marcelo Goulart, nieto del depuesto jefe de Estado.

Con la organización de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia, se movilizó a los residentes de São Borja y a varios representantes de partidos políticos para que las labores de exhumación sean acompañadas por la sociedad.

"Fue el único presidente brasileño que murió en el exilio y que no recibió jamás los homenajes debidos", apuntó la secretaria de Derechos Humanos, María do Rosario Nunes.

La funcionaria, quien resaltó que los actos en Brasilia servirán para recuperar la memoria de la población, aclaró que tras la extracción de muestras de ADN el cuerpo será regresado a São Borja.

No se fijaron plazos para dar a conocer los resultados de los exámenes que se realizarán ni existe seguridad de que luego de haber pasado 37 años desde su entierro se pueda descubrir realmente si fue envenenado o no. Todo dependerá del estado en que se hallen los restos y de las sustancias que habrían sido utilizadas para matarlo, advirtió la fiscal Suzete Bragagnolo, encargada del caso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?