Cumbre del Clima: protesta contra la detención de activistas de Greenpeace

Activistas de Greenpeace realizan un acto en Varsovia frente al ministerio de Economía, sede el encuentro internacional del carbón
Activistas de Greenpeace realizan un acto en Varsovia frente al ministerio de Economía, sede el encuentro internacional del carbón
La organización ambientalista y otras ONGs pidieron en Varsovia la liberación de los 30 ecologistas detenidos en Rusia; además organizaron una marcha para eliminar la industria contaminante del carbón
Víctor Ingrassia
(0)
18 de noviembre de 2013  • 20:27

VARSOVIA (Enviado Especial).- Greenpeace y otras ONGs reunidas en la capital de Polonia, con motivo de celebrarse la Conferencia Mundial de Cambio Climático, protestaron abiertamente hoy en diferentes puntos de la ciudad contra la detención de 30 activistas por parte de las autoridades rusas y también para eliminar la industria contaminante del carbón.

Los manifestantes hicieron oír su voz contrariados porque Polonia, que aloja a la cumbre del clima, también desde hoy es sede de la Conferencia Internacional del Carbón, un mineral muy contaminante que produce gases de efecto invernadero (GEI), principal causa del calentamiento global.

"¿Quién manda en Polonia? ¿La industria del carbón o el pueblo?", fueron algunas pancartas en inglés y en polaco que se leían esta tarde durante una manifestación de Greenpeace en pleno centro de Varsovia frente al Ministerio de Economía, sede de la conferencia del carbón.

Martin Kaiser, organizador de la protesta, explicó a LA NACION que el motivo más urgente de la convocatoria es el pedido de liberación de los 30 activistas de la organización ecologista que, a fines de septiembre, fueron detenidos cuando realizaron una manifestación en una estación gasífera y petrolera rusa en el Ártico.

"Estamos acá en contra de la detención de los 30 activistas de Greenpeace, entre los que se encuentran dos argentinos, que a bordo del Artic Sunrise realizaron una protesta en forma pacífica contra la plataforma petrolera Gazprom en el mar de Pechora", precisó Kaiser.

La médica Ekaterina Zaspa, el fotógrafo Denis Sinyakov y el activista Andrey Allakhverd, todos ellos de nacionalidad rusa, detenidos junto a otros veintisiete miembros de Greenpeace, recibieron hoy la excarcelación bajo fianza, mientras continúa la investigación. En cambio, el australiano, Colin Russell, deberá permanecer en prisión hasta, por lo menos, el 24 de febrero.

Todavía no se conocen las condiciones de la excarcelación, ni los motivos por los cuales no se aceptó la fianza en todos los casos. "Sin duda es una buena noticia que algunos de nuestros compañeros puedan salir de prisión hasta el juicio, pero todos deben ser liberados."- explicó Martín Prieto, Director Ejecutivo de Greenpeace Argentina.

"No hay que olvidar que nuestros activistas estaban protestando contra un crimen ambiental, la extracción de petróleo en el Ártico, todas las detenciones fueron injustas y no hay motivos para que enfrenten los cargos y las condiciones a las que están siendo sometidos"

Todos los activistas, el fotógrafo y el camarógrafo, están presos hace exactamente dos meses, desde que el barco en el que navegaban fue abordado por las fuerzas de seguridad rusas, cuando intentaban realizar una protesta pacífica en una plataforma de petróleo de la empresa Gazprom, ubicada en aguas internacionales.

Mañana por la mañana será el turno de los argentinos Hernán Perez Orsi, a las 4.30 de la mañana, y Camila Speziale, a las 7 de la mañana, hora argentina.

Contra el carbón

Además de Greenpeace, varias ONG’s protestaron dentro de la sede de la Conferencia Mundial del Clima, que se lleva adelante en el Estadio Nacional de Varsovia. Los manifestantes desplegaron pancartas en contra de la industria del carbón y portaban improvisados bozales y unos distintivos en las solapas de su ropa, con el nombre de las mayores empresas contaminantes del mundo.

En todas las protestas, se destacaba la gran dependencia que hay del carbón en Polonia y en varios países del mundo. El peso del carbón en la economía polaca es enorme, ya que obtiene más del 90 por ciento de su electricidad de este combustible contaminante para distribuir a 38 millones de personas.

"Es vergonzoso que la conferencia Internacional del Carbón tenga lugar en Varsovia coincidiendo con la segunda semana de las negociaciones sobre el cambio climático", señaló Greenpeace en una carta abierta a la secretaria ejecutiva del Clima de las Naciones Unidas, Christiana Figueres.

Muchas delegaciones y la unanimidad de grupos ecologistas cuestionan que Varsovia, sede de esta cumbre del Cambio Climático (COP19), acoja entre hoy y mañana la Cumbre del Carbón y del Clima, donde se van a dar cita los representantes más importantes de la industria carbonífera.

Es sabido que Polonia no quiere abandonar su dependencia del carbón, temerosa del costo económico que tiene el traspaso a las energías verdes, una actitud que llevó a que el año pasado, vetase varias iniciativas comunitarias que habrían reducido sus emisiones de carbón a partir de 2020.

Cambio rápido y urgente

La máxima autoridad de la ONU para el clima, Christiana Figueres, exhortó hoy a la industria del carbón a "cambiar rápido y de forma radical" para evitar futuros graves daños ecológicos.

"El carbón, carburante fósil accesible a bajo precio y en grandes cantidades, genera enormes costes que son hoy intolerables para el medio ambiente. La sociedad se ha beneficiado del desarrollo de la industria gracias al carbón, pero ahora sabemos que sus costes son demasiado elevados para la salud humana y el medio ambiente", subrayó Figueres.

Y agregó: "La industria del carbón debe cambiar rápido y de forma radical, por el bien de todos".

Según la Agencia internacional de Energía (AIE), el carbón originaba en 2011 el 44% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), y sigue siendo la principal fuente de producción de electricidad y calor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.