Suscriptor digital

Una medida de urgencia en la Justicia

Adrián Ventura
(0)
7 de diciembre de 1999  

La Justicia ordenó que el Estado nacional y las empresas ferroviarias Metropolitano y Ferrovías se abstuvieran de aumentar el precio de los pasajes, a la vez que impidió que entraran en vigencia las condiciones de explotación que esas firmas habían renegociado con la Secretaría de Transportes.

Cuatro decretos del 26 de noviembre último aprobaron una extensión de los contratos -que estaba previsto que vencieran en el 2004- hasta el 2024, a la vez que, para financiar las obras, autorizaron un aumento de los boletos.

Tal como anticipó La Nación , el proceso de renegociación estuvo sujeto a varios avatares, no del todo transparentes. Entre otras cosas, el titular de la Cámara de Diputados, Alberto Pierri, separó a dos diputados de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones para poder obtener un dictamen favorable del justicialismo, que finalmente salió con una firma menos de las necesarias.

Pero como la renegociación igualmente avanzó, Ismael Alé, invocando el doble carácter de legislador bonaerense y de usuario, presentó una acción de amparo y planteó que los contratos fueron renegociados antes de su vencimiento, y que los usuarios deberían soportar todo el costo de los trabajos de mejoras sin que las empresas asuman riesgo alguno.

Ayer, el juez en lo contencioso administrativo Martín Silva Garretón dispuso que para poder evaluar si corresponde dictar una medida cautelar necesita contar con ciertos documentos, por lo que, como una medida "previa y urgente", le ordenó al Poder Ejecutivo que remitiera, en 48 horas, la totalidad de las actuaciones administrativas, los pliegos de licitación, informes técnicos que justifiquen el aumento tarifario y la necesidad de prorrogar los contratos y constancias de las asambleas en las que hayan participado los usuarios.

La particularidad que tiene esta medida urgente, que es previa a la cautelar, es que, a diferencia de esta última, los jueces habitualmente consideran que no son apelables.

Todo hace prever que los aumentos tarifarios no entrarán pronto en vigor.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?