Suscriptor digital

Así despegó "Manolito", el nuevo nanosatélite argentino

Manolito es el sucesor de El Capitán Beto, el primer nano satélite de plataforma abierta.
(0)
21 de noviembre de 2013  • 16:38

Argentina puso en órbita este jueves un nuevo nano satélite con tecnología nacional y financiado en parte por el Ministerio de Ciencia mediante un convenio con el INVAP. El CubeBug-2, también conocido como Manolito, fue lanzado a las 4:30 de Argentina desde una plataforma en Rusia y ya dio cinco vueltas a la tierra.

Manolito es el sucesor de El Capitán Beto , el primer nano satélite de plataforma abierta. Fue desarrollado por la empresa Satellogic y está fabricado con más de 80% de componentes nacionales entre los que se cuentan los paneles solares y la computadora de a bordo.

Tiene una cámara de 20 megapíxeles para obtener fotografías de la Tierra, un GPS desarrollado por la empresa y una carga para que los radioaficionados puedan localizarlo y dejarle mensajes. Será monitoreado desde dos estaciones terrestres ubicadas en Bariloche, Río Negro y en Tortuguitas, Buenos Aires.

Durante el anuncio de lanzamiento, el titular de la cartera de Ciencia, Lino Barañao, expresó su satisfacción por las características innovadoras de este proyecto y su modo de implementación. "En un futuro no muy lejano Argentina tendrá la posibilidad de tener un vector propio para la puesta en órbita de este tipo de satélites de menor envergadura que los tradicionales".

Por su parte, el CEO de Satellogic, Emiliano Kargieman, celebró el lanzamiento de Manolito como "un paso más hacia la democratización de la tecnología espacial" y agregó que "Manolito, el segundo satélite de esta serie y hoy ya estamos trabajando sobre el tercer satélite que vamos a lanzar en abril de 2014 para seguir llevando adelante y mejorando esta plataforma".

Los nano satélites poseen múltiples aplicaciones científicas como la observación de la tierra (clima y atmósfera) y las estrellas; la prueba de desarrollos tecnológicos como sensores, investigaciones biológicas (reacciones metabólicas, nuevos medicamentos); prueba de nuevos materiales como cristales; y funciones educativas.

Los dos nano satélites forman parte de una plataforma tecnológica financiada en parte por la cartera de Ciencia mediante una inversión de $10.000.000 junto al INVAP e inversores privados. Consiste en diseños, calificación en tierra y en vuelo de los satélites, generación de proveedores locales de componentes y equipos que permitan a usuarios académicos o institucionales, la fabricación y uso de satélites para fines de experimentación científica, imágenes, comunicaciones y demostraciones tecnológicas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?