Revés para Rajoy en el caso que sacude al PP

Un juez sostuvo que hay indicios de una contabilidad paralela
(0)
23 de noviembre de 2013  

MADRID (De nuestro corresponsal).- A Mariano Rajoy le aguaron los festejos del segundo aniversario de su gobierno, una fecha que había elegido para mostrar que su traumática gestión empieza a levantar vuelo.

El juez Pablo Ruz reflotó ayer el escándalo de la supuesta financiación ilegal del Partido Popular (PP) y sostuvo que hay indicios para confirmar la existencia "sostenida en el tiempo" de una caja negra en la fuerza política que gobierna España y que Rajoy lidera desde 2004.

En un auto judicial, el magistrado mencionó el hallazgo de pruebas sobre "cierta corriente financiera de cobros y pagos" que no figuran en la contabilidad oficial del PP. Y que, en cambio, coinciden con las anotaciones extraoficiales que reconoció como propias el ex tesorero Luis Bárcenas luego de caer preso, en junio pasado, acusado de una larga lista de delitos fiscales.

El impacto político fue inmediato: el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) exigió "la urgente comparecencia" de Rajoy en el Parlamento, para dar explicaciones sobre la contabilidad paralela. "El presidente mintió en el Congreso. Debe irse", sentenció el diputado Eduardo Madina, integrante de la cúpula socialista.

El 1º de agosto pasado, cuando aceptó ser interpelado por los diputados, Rajoy negó tajantemente la existencia de una caja negra en su partido. Desde aquel día, el gobierno desplegó con bastante éxito una fuerte ofensiva política para quitar el caso Bárcenas de la agenda pública. Aprovechó la debilidad que afecta a sus principales opositores y se concentró en transmitir un mensaje optimista ante los primeros datos sobre una incipiente reactivación de la economía.

El escrito judicial que Ruz firmó ayer alude a desembolsos por 880.000 euros que se efectuaron entre 2005 y 2011 al arquitecto Gonzalo Urquijo por la remodelación de la sede central del PP, en la madrileña calle Génova.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?