La colección de lágrimas de la señora Fisher

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
1 de diciembre de 2013  

Para simplificar, se llora por tres razones: por alegría, por tristeza –o por su hermana, la rabia– y para proteger nuestros ojos. La fotógrafa norteamericana Rose-Lynn Fisher reunió muchas lágrimas y las puso a secar, luego las observó en un microscopio y les sacó fotos. "Empecé el proyecto en medio de un montón de cambios y pérdidas, así que tenía excedente de materia prima; pero me he dado cuenta que lo que vemos en nuestra vida es solo la punta del iceberg", cuenta.

Lo extraño es que cada lágrima presenta un dibujo diferente. Las causadas por el dolor dibujaban algo parecido a un paisaje de pequeñas rutas rectas en un desierto. Las de alegría, curvas como pétalos de flores psicodélicas. "Son un compuesto mucho más complejo de lo que parece, formado por diferentes tipos de aceites, anticuerpos y encimas", agrega.

El día que exista una policía del sentimiento van a pedirnos una muestra de nuestro llanto para saber por qué lloramos. Queremos saber qué clase de llanto es ése, nos dirán. Cada sonrisa es igual a otra sonrisa, pero cada lágrima es distinta a su manera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?