Retazos del diciembre de 2001

Carlos Pacheco
(0)
6 de diciembre de 2013  

Ficha técnica: Panza verde / Autor y director: Julio Molina / Intérpretes: Daniel Kargieman, Cecilia Sgariglia, Julio Molina, Eladia Grosso, Cristian Aldonino / Música: Maximiliano Di Biasi / Escenografía e iluminación: Leandro Crocco / Vestuario: María Julia Moreti / Asistente de dirección: Mercedes González Glemon / Teatro: El Popular (Chile 2080) / Funciones: viernes, a las 22.30 / Duración: 60 minutos.

Nuestra opinión: muy buena

Fuerte estampa de historias encontradas. Personajes célebres de la política argentina se cruzan con miembros de una familia que, en el desolador mes de diciembre 2001, deciden salir a la luz. El pasado se hace presente en esa actualidad y ésta parece desacomodarse cada vez más. "En esta casa sólo podemos buscarnos para atrás", dice uno de los personajes. Eso es lo que hacen. Así salvan a sus ancestros de la intolerancia y, con esa misma intolerancia se imponen ante una realidad que los carcome.

Panza verde es un texto de Julio Molina en el que el autor vuelve a afirmar un estilo directo, agresivo, en el que deja espacio para lo poético, pero pareciera temblarle el pulso a la hora de dejarlo salir. Es que, sus personajes, sus historias, tienen una oscuridad intensa. Aquí, ingresar en ésta impone ser paciente y dejarse arrastrar por esa monstruosidad que domina a los personajes. Cuando ellos tocan fondo, cuando la tragedia termina, la calma posibilita tomar distancia y entender: una dislocada familia argentina, unas crisis sociales empañadas siempre con sangre, una manera de vivir el presente contando una y otra vez el pasado de manera frenética, altiva, con una violencia que no parará de asombrarnos en tanto espectadores.

La trama es en apariencia simple. Un muchacho visita a sus vecinos por una filtración de humedad en su departamento. Ese intento por detener una situación de decadencia lo obliga a ingresar en un campo más decadente aún, el de un matrimonio, con una hija y una tía lesbiana que, en Entre Ríos, se anima a desafiar todos los modelos. Mientras tanto, el general Urquiza y el peronismo libran una fuerte batalla en la cabeza del dueño de casa.

La acción progresa a un ritmo feroz. La destrucción se impone y, cuando el relato se detiene, no habrá tiempo ya de buscar la salvación. Todo se lo comió esa confusión de ideas, de intrincados recuerdos, de pasiones exaltadas, que expresan los miembros de ese grupo desequilibrado por su carga de argentinidad mal entendida.

Un elenco homogéneo da vida a estas criaturas patéticas y desalmadas. Hay en escena una entrega muy potente y, a la vez, es muy difícil transitar ese borde por el que andan los personajes. Sacados de cuadro pueden resultar tontas caricaturas, pero, puestos a interactuar, adquieren un valor impresionante. Sin duda, quien más se anima a ingresar en los campos más adversos es Daniel Kargieman. Ese padre que recrea es de una profundidad admirable.

http://guia.lanacion.com.ar/teatro/obra/panza-verde-ob18603

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.