Suscriptor digital

Recuperan parte de lo saqueado en Córdoba

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
La policía halló miles de productos; malestar de las víctimas por la falta de ayuda
(0)
6 de diciembre de 2013  

CÓRDOBA.– La ciudad recuperó la calma. En las mismas calles donde en la madrugada de anteayer se instalaron barricadas y autodefensas vecinales armadas, se volvió al ritmo cotidiano. Para la mayoría fue el despertar luego de la pesadilla. Para otros miles de cordobeses, el dolor y la incertidumbre continúan. Es que la asistencia para los saqueados no aparece.

Mientras limpian sus arrasados comercios, coinciden en apuntar a las trabas burocráticas que limitan la atención de sus casos.

La policía, en tanto, lanzó amplios operativos durante la madrugada en los que recuperó gran cantidad de mercadería robada y arrestó a unos cien sospechosos. La cifra seguramente se incrementará por la voluntad policial de recuperar las zonas liberadas desde el martes, cuando los agentes dejaron de patrullar al declararse en huelga. Para los que lo perdieron todo, esas acciones no interesan. Esperan ayuda para la reconstrucción.

En la avenida Donato Álvarez al 8400 los comerciantes se sentaban desesperanzados delante de sus locales. Al igual que en otros puntos golpeados de la ciudad en esa zona de clase media, que lucha cada punto para no descender de categoría social, ni siquiera se pudo denunciar formalmente el saqueo.

"En la comisaría nos dicen que tiene prioridad la identificación de saqueadores, así que no pueden atendernos para formular la denuncia. Nos dicen que si queremos denunciar tendremos que esperar entre cinco y siete horas para que nos atiendan", fue la expresión compartida por un nutrido grupo de comerciantes, cuyos nombres no se difundirán para evitar represalias.

En algún caso, algún comerciante vio pasar su propia mercadería en una camioneta policial en la que trasladaban lo que se les había secuestrado a los saqueadores. Se acercó a pedir la devolución de lo suyo con documentación sobre la compra de ese producto y obtuvo como respuesta la necesidad de presentar una fotografía con ese bien exhibido en su local.

Todos quieren reponerse del saqueo y muchos sienten que, ahora, las trabas burocráticas representan otro abandono por parte del Estado.

Las opiniones de otros comerciantes sirven, también, para señalar el desamparo en el que -dicen- quedaron antes, durante y después del saqueo.

La gobernación cordobesa anunció la implementación del teléfono 0800-888-2377 "para que cualquier comerciante o dueño de una pyme llame para solicitar ayuda. Además, se habilitó el teléfono 0800-888-3368 para que los vecinos puedan hacer denuncias de manera anónima y aportar datos útiles para la tarea de secuestro que está llevando a cabo la policía". Pero los damnificados dicen que no funciona.

"Llamé al 0800 que publicitaron y, cuando conseguí ser atendida, me dijeron que no tenían información para darme", relató Yemina Oviedo, cuyo comercio de venta de ropa fue desvalijado en la madrugada de anarquía.

Y los directamente afectados refieren a numerosos problemas por delante, incluso con seguros que no cubren figuras de saqueos.

"Necesitamos ayuda real y no préstamos. Debían darnos seguridad y no lo hicieron; no puede ser que encima tengamos que terminar pagando un préstamo", contó Lorena Casas mientras pensaba cómo recuperar su peluquería en la que no quedó ni el sillón para atender.

El gobernador cordobés José Manuel De la Sota anunció que se dará préstamos de 200.000 pesos a los damnificados, a devolver en cuatro años, al 4 por ciento, con uno de gracia. También la municipalidad local informó que los comerciantes saqueados recibirán beneficios impositivos. En la calle de la destrucción, esas propuestas no parecieron ser suficientes.

Aún no se conoce la cifra exacta de locales saqueados o destruidos, aunque la Cámara de Comercio de Córdoba estimó en más de 1000 los afectados.

Mientras tanto cuatro fiscales de instrucción penal están abocados a las investigaciones para recuperar lo robado y detener a los responsables. Fuentes judiciales dijeron que hay imputados de robo calamitoso (delito que prevé una pena de tres a diez años de prisión), violación de domicilio, robo calificado por el uso de arma.

El comisario Gabriel Álvarez informó que "es muchísima la cantidad" de elementos recuperados y almacenados ahora en la Escuela de Policía. Entre los bienes secuestrados en allanamientos figuran ocho motos que habrían sido robadas en la zona céntrica, más de 250 kilogramos de carne y embutidos y unas 10 armas de fuego.

En el gimnasio del instituto policial se sumaban ayer heladeras, cocinas, televisores, ventiladores, máquinas de coser, tarros de pintura, mesas plásticas, reposeras, microondas, valijas, piletas inflables, mesas de luz, termotanques, secadores de ropa, aires acondicionados. Es evidente que el saqueador iba por todo, sin importar qué clase de producto se encontraba.

La pesadilla terminó en la Córdoba más céntrica, pero en la periferia nadie está tranquilo. Anoche, por caso, arreciaban los rumores no confirmados de nuevos intentos de saqueos. Muchos comerciantes, por precaución, decidieron anticipar el cierre de los comercios.

Mientras duró la luz del día, la vida fue casi normal. El transporte público volvió a funcionar normalmente, los bancos reabrieron sus puertas y se normalizó el dictado de clases.

Intentona en un supermercado de Bariloche

SAN CARLOS DE BARILOCHE.– La policía de Río Negro logró evitar que un grupo de 70 personas saqueara un supermercado mayorista Diarco sobre la ruta 40, en el barrio 2 de Abril. En ese local, el fin de semana, se detectó un boquete en la pared exterior trasera.

Luego de que la policía los hiciera retroceder, con gases, los saqueadores arrojaron dos bombas de tipo molotov a la comisaría 77ª, apedrearon varios vehículos y armaron una barricada en la que quemaron gomas.

Agentes del grupo antidisturbios COES los persiguieron y detuvieron a dos personas, una de ellas, menor de edad.

Un grupo de unos 20 jóvenes aguardaba desde anteayer a la medianoche en una garita de colectivos frente a la ruta 40. Luego, a las 0.40, se sumaron otros, "organizados internamente en el barrio", dijo el jefe de la Unidad Regional Tercera, Carlos Arias.

El jefe de policía provincial, Fabián Gatti, dijo a LA NACION que los posibles instigadores están identificados, y que algunos habrían participado de los saqueos de hace un año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?