Suscriptor digital

Murió Alma Bressan, autora de teleteatros

(0)
11 de diciembre de 1999  

A los 71 años, y como consecuencia de un enfisema pulmonar que la tuvo internada durante el último mes, falleció anteayer la guionista de radio y televisión Alma Bressan.

Por un expreso pedido de sus familiares más íntimos, el velatorio se realizó de forma rápida y privadamente. Sus restos fueron cremados anteayer, a las 17, en el cementerio de la Chacarita, con la presencia de sus amigos más cercanos, entre quienes estaba Fabio Zerpa, con quien mantenía una amistad desde hacía 50 años.

La reconocida autora de tiras televisivas, nacida en Buenos Aires el 7 de abril de 1928, había debutado en 1955 en el radioteatro "Pequeñas historias de amor", con Fabio Zerpa y Alba Castellanos. Su debut había sido junto a su hermano Sergio De Cecco, uno de los principales pilares de su vida.

En los últimos años activos de su carrera, Alma Bressan fue creadora del éxitoso programa juvenil "Clave de sol" que lanzó a la fama a Leonardo Sbaraglia y Cecilia Dopazo, y co-autora -junto a Marcia Cerretani y María José Campoamor- de "La extraña dama", la telenovela protagonizada por Luisa Kuliok y Jorge Martínez que batió récords de audiencia en 1989.

Alma Bressan fue una prolífica guionista de la televisión argentina. Su larga carrera profesional sólo fue interrumpida una vez, a fines de la década del 70, cuando se mudó a la provincia de Mendoza, ciudad donde estaba radicada su tía Clara Giol Bressan, también afamada autora de otras épocas. Si bien su carrera teatral y televisiva porteña había quedado trunca, la autora no había cesado en su actividad. En esos años, organizó un Seminario de Autores en la Universidad Nacional de Cuyo.

Carrera sin respiro

A su regreso a Buenos Aires, Alma continuó cosechando éxitos. En 1980 fue la escritora elegida para el regreso de Andrea del Boca a la TV argentina luego de haber estado radicada en España. La telenovela "Señorita Andrea" fue un suceso protagonizado por Del Boca y Raúl Taibo.

Bressan no sólo fue autora de ciclos televisivos como "Y serás una sombra" (1954), "Adiós, mamá Claudia" (1958) y "Nunca te diré que sí" (1970), sino que también fue una pluma del teatro. Su pieza "La colmena" fue estrenada en 1962 y "El undécimo mandamiento", en 1974. Claro que su alternancia entre el teatro y la televisión también propiciaba la trasposición de sus propios trabajos. Así, "Adiós, mamá Claudia" fue una obra que tanto se montó para teatro como fue realizada para televisión.

Algunas de las distinciones que recibió en su extensa carrera fueron: Premio para Autores Noveles, Premio Fondo Nacional de las Artes y Primer Premio Hebraica.

Su vida familiar

Según afirman sus allegados, Alma Bressan había estado sola en los últimos tiempos. Nunca se había casado, pero con el deseo de construir una vida familiar, en su oportunidad había tomado la decisión de adoptar.

Su hijo, Leonardo De Cecco -que desarrolló una carrera artística como baterista de la banda de rock Ataque 77-, fue su compañía más importante en los tramos más penosos de su enfermedad terminal.

Alma Bressan, cuyo nombre real era Alma De Cecco, ya no estaba en actividad en los últimos tiempos. Imposibilitada prácticamente de hablar, se había refugiado en su hogar y en el afecto de sus seres más cercanos.

A lo largo de su vida la autora cosechó gran cantidad de amigos, muchos de ellos integrantes de Argentores, la institución que agrupa a los autores de la Argentina. Pero, como la mayoría de sus compañeros de gremio, poseedora de una personalidad caracterizada por el bajo perfil, Alma Bressan prefirió irse en silencio dejando atrás programas de televisión que quedaron en la memoria popular.

Hermano

Según cuentan sus amigos, Alma Bressan nunca había podido superar la muerte de su hermano Sergio De Cecco, con quien había trabajado a mediados de la década del 50 en el ámbito del teatro de Buenos Aires. En 1989, la pérdida de Sergio, había significado para la autora un dolor que no había logrado superar. Había sido su amigo y su compañero de profesión.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?