Suscriptor digital

Segundo Cernadas: "Me aburrí del galán estereotipado"

«Ya no tengo ganas de pasarla mal en ningún proyecto»
«Ya no tengo ganas de pasarla mal en ningún proyecto» Crédito: Sebastián Rodeiro/Personajes.tv
El actor habló con Personajes.tv sobre la nueva novela que protagoniza con Andrea del Boca y opinó sobre la polémica por el presupuesto de esa tira para la Televisión Pública
Daniela Pérez González
(0)
11 de diciembre de 2013  • 09:45

¿Cuántas mujeres estarán contentas con que Segundo Cernadas vuelva a enamorarlas desde la pantalla chica? Para el entusiasmo de muchas, el actor dejó atrás al villano Lorenzo Amador que compuso en Dulce amor para seducir a otra heroína, y a unas cuantas espectadoras, claro. Eso sí, chicas, no esperen al clásico galán, porque él de eso ya se cansó.

A los 41 años, carilindo y sexy como desde sus comienzos, Pedro (más conocido como Segundo Cernadas, pero ahora él quiere que le digan Pedro) le dijo que sí a Andrea del Boca para protagonizar junto a la actriz Esa mujer, la nueva apuesta de la Televisión Pública. En diálogo con Personajes.tv, el actor habló de este proyecto, sin esquivar la polémica en torno al presupuesto de la telenovela. ¿Sobre su corazón? Todo un misterio.

-Volvés a tener un papel de galán, ¿te divierte ese rol?

-Depende del día. Ignacio, el personaje que interpreto ahora, es un gran "huevonazo". Es un tipo que se dedica a seducir mujeres y dejarlas plantadas en el altar, pero después se termina enamorando del personaje de Andrea del Boca y ella lo tiene de hijo. Es un tipo al que le sale todo mal y anda suplicando amor por todos lados. La propuesta es jugar siempre desde un lugar de comedia. Eso es lo que me divierte. Si, en cambio, hablamos de un galán estereotipado, tipo mexicano, no. De ese ya me aburrí.

-¿Qué tiene que tener una propuesta laboral para que la aceptes?

-Tiene que tener gente con la cual me divierta. Ya no tengo ganas de pasarla mal en ningún proyecto. Yo voy y pregunto quiénes van a estar, con quiénes voy a trabajar. Y me fijo si tal me cae bien o si no, si el director me gusta. Si no me gusta, me voy. Si la paso bien, buenísimo. Después, pregunto por la historia y por mi personaje. También me fijo si eso me divierte.

-Pero en este caso no conocías a Andrea, ¿cómo te convenció?

-Hablé varias veces con ella. Al principio tenía muchas dudas. No tenía ganas de hacerlo, no por Andrea, sino porque acababa de terminar Dulce amor y no quería empezar otra telenovela clásica, rosa. No estaba con ganas de eso. Pero después, fui a verla y conversé con ella. Vi sus ganas de hacer este proyecto, su ansiedad y toda la pasión que le ponía. Pegué buena onda y dije: "Me voy a divertir, vamos para adelante".

-¿Te preocupa el rating o ahora sentís menos presión porque este trabajo es para la Televisión Pública?

-Estamos en un canal que no se mide por el rating. En la Televisión Pública se hicieron cosas buenísimas como En terapia y no se las mide por el rating. Pensar en la medición en este canal es bastante ridículo. Yo no me fijo en eso. Estoy esperando que salga al aire el programa para que la gente me diga en la calle si le gustó o no. No estoy esperando hacer 30 puntos. ¡Sería un iluso si esperara eso!

-¿Qué opinás de la polémica que se generó por el costo de esta novela para la Televisión Pública?

-Cuando Andrea me propuso formar parte del elenco, yo no fui a hacerle un planteo por el presupuesto, por cuánto se iba a gastar en cada cosa. No es un planteo que me corresponda. A mí me corresponde ir a preguntarle por mi personaje, la historia y con quiénes voy a trabajar. Como todo el mundo hablaba sobre que la tira iba a estar mezclada con política, sí le pregunté si iba a haber algo que tuviera que ver con política, aunque sea una mínima palabra, y ella me dijo: "Nada, cero". Te puedo asegurar que desde que comenzamos a grabar, el 1° de agosto pasado, no hemos tenido ni una oración ni una charla sobre política. Estamos haciendo una novela como en cualquier otro canal. Si se gastó tal o cual cantidad de plata, después tendremos que evaluar si sirvió o no. Pero eso viene después. Lo que se está haciendo ahora es una inversión. ¿Por qué la crítica antes?

-¿Hubieras aceptado hacer una ficción con tinte político?

-No. Si tiene algo de política, yo no me puedo meter si no está de acuerdo con mis ideas. Yo no soy kirchnerista, para que te quede claro.

-Todavía no terminaste las grabaciones de Esa mujer, pero ¿tenés ya algún otro proyecto en mente?

-Tengo muchas ganas de irme de vacaciones y también de hacer teatro, algo de eso ya hay. Quiero hacer comedia en teatro.

-Hace tiempo que no se te conoce una novia, ¿estás en pareja?

-Estoy bien.

-¿Estás enamorado?

-Estoy muy bien.

-¿Qué quiere decir eso?

-Que estoy pasando por un muy buen momento.

-¿No me vas a contar nada del tema?

-No [risas].

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?