Recrear el ruido de una cafetería para concentrarse. Y otros trucos techie

Los creativos acuden a herramientas tecnológicas que los ayudan a la hora de innovar y focalizar la atención
Sebastián Campanario
(0)
21 de diciembre de 2013  

El sonido que produce el espumador de la leche, el de la chimenea de vapor del agua, el ulular industrial de la máquina exprés, el traqueteo del molinillo, el tintinear de las tazas, pero todo como música de fondo, en no más de 70 decibeles de volumen. Desde que estudios de neurociencias descubrieron que determinados sonidos ayudan a mejorar la atención (hasta un 400%, prometen) y el pensamiento creativo, la aplicación Coffitivity, que replica el "concierto" de una cafetería a través de la PC, una tableta o un teléfono inteligente, logró colarse entre las diez más vendidas de Apple, a 1,99 dólares la unidad. "Casi puedo jurar que estoy oliendo el café", comentó un usuario en un blog con contenidos de productividad.

Manolo Jofré, un creativo y estratega de 34 años, descubrió Coffitivity meses atrás, gracias a una recomendación que leyó en Internet, y ya la usó varias veces. "No sé si será por los sonidos, la luz o el murmullo, me encanta trabajar en bares. Quizá no para la parte más caótica de los procesos, con miles de papeles y estímulos pegados en la pared o tirados sobre la mesa, pero al momento de tener que concentrarme en un punto para profundizar, el bar y su ambientación me funcionan muy bien", cuenta Jofré, que trabaja en la agencia de innovación +Castro y es un usuario entusiasta de "chiches" tecnológicos.

Una aclaración, antes de seguir con esta nota. No hay nada mágico en este terreno: la tecnología no sirve para "convertir" a alguien peleado con la creatividad en un ser ultrainnovador. "Hay aplicaciones que ayudan a embellecer las cosas, pero si partimos de un punto poco novedoso y estético, por más filtros, ediciones y tecnología que podamos agregarle, el resultado final siempre será chato, un poco menos tal vez, pero chato al fin", opina Hernán Zamora, director de Innovación de BBDO.

En los últimos tiempos, sin embargo, aparecieron programas y equipos que ofrecen algo más que "embellecer" una idea. "Hoy la tecnología tiene muchas vías para aumentar la creatividad", contó semanas atrás a La Nación Neil Jacobstein, un especialista en inteligencia artificial de Singularity University que pasó por Buenos Aires para participar de InnovatiBA. Los creativos acuden a herramientas que ayudan a mejorar la focalización y la atención (paso previo al surgimiento de ocurrencias), a "prototipar" ideas de forma sencilla, a desbloquear nudos creativos y a estructurar la estrategia en este tipo de procesos.

Jofré es uno de estos usuarios entusiastas. "Lo que más útil me resulta en mi trabajo son las aplicaciones de «prototipeo rápido», que me permiten llevar una idea a otro nivel, a algo más tangible. En ese terreno encuentro mucho valor", explica el creativo, que recurre habitualmente en este campo a invisionapp.com, appcooker.com y solidifyapp.com.

"Armar prototipos de una idea para mostrársela a un cliente es algo que el negocio publicitario viene haciendo desde hace décadas", dicen por su parte Ben Malbon e Ian Tait, del Laboratorio Creativo de Google.Destacan que hay todo un abanico de productos para realizar prototipos, desde los más básicos como Keynote (que permite hacer presentaciones con animaciones sencillas, flujos de interacción), hasta programas de videos complejos como el Toyota Colaborator, que habilita a potenciales compradores de vehículos a interactuar con usuarios en redes sociales, armar su propio auto y replicar online una experiencia de manejo sobre el producto (virtual) elegido.

Lo más parecido a "fomento de creatividad" que aparece disponible en Internet son programas que invitan a pensar desde conexiones al azar de palabras en forma de conceptos y preguntas, al estilo de los ejercicios más tradicionales de creatividad. En esta categoría, en el App Store se ofrecen EffectiveMind, Ideafactory, Research y CreatOmat. Pero son poco utilizadas por los profesionales del ámbito publicitario. "Los creativos se nutren de la tecnología, la utilizan y hasta abusan de ella, pero eso no los hace más creativos", dice Zamora.

Las herramientas, que "sugieren" al azar caminos alternativos cuando aparece un bloqueo, sí son más populares entre escritores con sensibilidad a los avances tecnológicos. ¿Qué alternativas hay? El PlotGenerator se baja gratis y permite elegir al azar entre 320.000 combinaciones de premisas, conflictos, detalles y resoluciones de una historia. Con el Rory's Story Cubes se pueden tirar en forma virtual nueve dados y explorar entre diez millones de combinaciones de historias posibles. Otras permiten crean un "mapa" para visualizar las interacciones y vínculos entre distintas ideas y personajes de un cuento o novela que se esté escribiendo.

Claro que hay usos más tradicionales de la tecnología que también pueden ser de utilidad en el proceso creativo. Emilia Astrom, una estratega de campañas digitales sueca, que estudió en HyperIsland y está radicada en Buenos Aires, cuenta que saca fotos todo el tiempo desde su teléfono para obtener imágenes que la inspiren, toma notas de ideas en el grabador del mismo aparato y recurre a YouTube y a las imágenes de Google como parte de su proceso creativo. "La tecnología me ayuda a encontrar inspiración, organizar referencias y colaborar con otros. Pero también puede generar distracción y cuando llego al punto de generar ideas, prefiero trabajar sobre papel-asegura Astrom-. Lo que la tecnología todavía no puede hacer es reemplazar el proceso creativo que pasa adentro del ser humano cuando conectamos varios puntos de referencias de todas nuestras vidas."

Hay otras instancias que los programas no llegan a replicar a la perfección. Aunque en la oficina apeló varias veces a Coffivity, Jofré aclara que no lo cambia por estar sentado en un bar "por nada del mundo". Para predicar con el ejemplo y ser coherente con los testimonios transcriptos, esta nota se termina de escribir en una mesa de un bar de Colegiales, con un cortado en jarrito al lado y un "concierto" (real) de sonidos de fondo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.