Venezuela sufre 2000 muertes violentas por mes

Según una prestigiosa ONG, hubo más de 24.000 víctimas en lo que va del año, el más sangriento de su historia
Daniel Lozano
(0)
27 de diciembre de 2013  

CARACAS.- La morgue de Caracas repite todos los días parecidas lágrimas en distintas historias. A Arelis Rojas ya no le quedan: la violencia salvaje que sufre Venezuela se las ha secado. La mujer volvió al depósito de cadáveres de la capital antes de Nochebuena y se encontró con los periodistas que allí hacen guardia. Acababan de matar a su hermano Leonel cuando acompañaba a su jefe a hacer un ingreso al banco.

La historia de la familia Rojas pone rostros a los números de la violencia, que cerrará 2013 con un nuevo récord que nadie celebrará: 24.763 muertes, según las investigaciones y proyecciones realizadas por el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV).

La sentencia de la organización más prestigiosa del país en esta materia, dirigida por el profesor Roberto León Briceño, es todo un reto al oficialismo: "Diez años después de censura oficial, la situación de violencia interpersonal no ha mejorado y las muertes violentas continúan aumentando".

Una década en la que la familia Rojas también fue perdiendo a parte de los suyos. En 2010 fue asesinado uno de los hermanos mayores, de 31 años, cuando pretendían robarle en Ocumare. Al año siguiente cayó el más pequeño, de sólo 19. Pero la violencia ciega, siempre voraz, siguió disparando contra los Rojas: una bala perdida acabó con la vida de uno de los pequeños de Arelis, de sólo siete años.

Poco consuelo encontrará la mujer cuando escuche las estadísticas oficiales adelantadas por el ministro Miguel Rodríguez-Torres: "Los dos delitos más duros, secuestro y homicidio, se han reducido en 51,7% y 17%".

Cifras que contrastan con las de OVV y que son simultáneas a la penúltima acción gubernamental para tapar la realidad que devora al país: dos fiscales solicitaron a un juez que prohíba al diario El Universal publicar informaciones de policiales tras la tapa del diario caraqueño con la fotografía de un joven ingeniero secuestrado y asesinado en Caracas.

Fue en diciembre de 2003 cuando el gobierno de Hugo Chávez, superado por la violencia, prohibió la difusión de información. Aquel año murieron 11.342 personas, según la OVV. Una década después la cifra se ha duplicado, pese a todas las trabas diarias con las que el gobierno dificulta el trabajo de periodistas e investigadores.

Según la OVV, Venezuela lucha con Honduras, El Salvador, Jamaica y Costa de Marfil por encabezar el ranking del país más salvaje del planeta. En sus cálculos no incluyen la violencia de países en guerra como Siria, que este año encabezará las estadísticas. Pero Venezuela ha visto cómo se disparaban sus cifras a lo largo de los 15 años del chavismo, durante los cuales superó incluso los conflictos de Irak y del este europeo. La tasa "conservadora" de la organización para este año se dispara hasta 79 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Baile de cifras

¿Quién tiene razón, la OVV o el gobierno? En 2012 se repitieron parecidas circunstancias: la organización no gubernamental calculó 21.692 homicidios para un nuevo récord anual, pero el ejecutivo bajó la cifra hasta 16.000. Provea, organización de derechos humanos de corte progresista, los puso de acuerdo: "Si a los reconocidos por el gobierno se les suman los correspondientes a enfrentamientos y resistencia a la autoridad el total asciende a 23.000, entre ellos 155 policías en todo el país". Uniformados como los cuatro guardias nacionales asesinados ayer en una emboscada en un barrio de Caracas cuando viajaban en dos motos vestidos de civil. Les robaron las armas.

Pese a que cada año que pasa la cifra de muertes violentas crece en Venezuela, la OVV observa un rayo de esperanza, incluso habla de desaceleración. En medio del análisis de los sociólogos, aparece el Plan Patria Segura, la gran apuesta del presidente Nicolás Maduro criticada por la oposición y las ONG por utilizar a militares en la lucha contra la inseguridad.

"Es posible que sin el Plan Patria Segura, los resultados hubiesen sido peores, no tanto por la eficiencia que la presencia militar en las calles hubiese podido tener como por la expresión de una voluntad de hacer cumplir la ley", concluye el informe, que no elude críticas a los militares: "Eficiencia real muy limitada, efectos a corto plazo y se presta a excesos y abusos, que afectan fundamentalmente a la población de bajos recursos y vulnerable".

La tasa de inflación, una incógnita

La inflación de noviembre en Venezuela, que en octubre cerró en 54,3% en tasa anualizada, la mayor en América latina, sigue sin conocerse dos semanas después de que venciera el plazo para su difusión establecido por el Banco Central (BCV). La tasa anualizada en octubre marcó un récord en los 14 años de gobiernos chavistas.

El presidente Nicolás Maduro, que en noviembre emprendió una agresiva campaña para rebajar precios de distintos productos, desde electrodomésticos a tornillos, pasando por ropa, calzado, muebles y juguetes, había anticipado que se esperaba una baja importante en la inflación, pero no se ha vuelto a pronunciar sobre el asunto.

Según un estudio de la firma Finanzas Digital, Venezuela es el único país de América latina que no ha publicado aún la tasa de noviembre. Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis, consideró que el atraso en la publicación de la inflación en noviembre constituye una "manipulación inaceptable".

Del editor: qué significa.

La calle y las balas hablan por sí solas, por más aparato de propaganda que exalte los valores del comandante y su "socialismo del siglo XXI".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.