Suscriptor digital

Ganó Atenas e igualó la serie

Superó 78-70 a Estudiantes en el cuarto partido de las finales; el miércoles se enfrentan en Olavarría.
Miguel Romano
(0)
13 de mayo de 2000  

CORDOBA.- Era la pelota del partido y quién si no Marcelo Milanesio para darle el destino más fructífero. A un minuto y diez segundos del final, con la presión de Estudiantes reflejada en los escasos tres puntos de diferencia (69-66 para los cordobeses), sale el disparo de larga distancia del símbolo de Atenas, casi sobre el manotazo infructuoso de Fernández... La pelota entra limpia y sentencia el partido.

Quedan algunos segundos, pero la acción tiene el peso psicológico suficiente para bajarle el telón al cuarto partido de las finales de la Liga Nacional que se disputan al mejor de siete confrontaciones: victoria por 78-70 para Atenas, que de este modo iguala 2 a 2 la serie decisiva. A pensar, entonces, en el quinto partido, el miércoles próximo, en Olavarría.

A recordar, también, los aspectos salientes del triunfo cordobés en este cuarto encuentro, el más friccionado de todos, el que mantuvo la incertidumbre hasta el último minuto.

De entrada, Estudiantes planteó resistencia a partir de un cambio de actitud respecto de la imagen abúlica que había dejado aquí en el tercer choque, el miércoles último.

Una mayor agresividad para la marca y los aciertos de Eubanks le sirvieron al conjunto visitante para comandar la lucha por márgenes estrechos hasta que Wolkowyski sumó muy rápido su tercera falta y fue reemplazado por Baldo.

La ausencia del Colorado en la zona pintada fue bien aprovechada por Atenas, que volvió a tener a Diego Osella inspiradísimo -fue la figura del match, con 24 puntos y 12 rebotes- bajo los tableros.

Atenas pasó a ganar en el segundo cuarto por sus aceitados contraataques, su dominio del rebote ofensivo y la complicidad de su adversario, que perdió muchas posesiones en situación de ataque.

Pero el desarrollo retomó el equilibrio en el tercer cuarto, con defensas muy duras y predominantes sobre los intentos ofensivos. Sólo Eubanks para Estudiantes y Osella para Atenas parecían tener la llave. Hasta que apareció Milanesio y se adueñó de la escena...

Dirigieron Darío Rodríguez, Alejandro Chiti y Fernando Sampietro y los conjuntos se alistaron así:

Atenas: Milanesio, 11; Campana, 14; Osborne, 11; Prickett, 5 (x), y Osella, 24 (fi); Lábaque, 2; Palladino, 7, y Gutiérrez, 4. DT:Pablo Coleffi.

Estudiantes: Fernández, 12; D. Farabello, 3; Eubanks, 31; McCray, 7 (x), y Wolkowyski, 12 ; Baldo, 5 (x); Gianella, 0, C. Farabello, 0, y Mansilla, 0. DT: Sergio Hernández.

Vestuario caliente: Eubanks contra todos

CORDOBA (De un enviado especial).- Momentos de tensión se vivieron el miércoles último, en el vestuario de Estudiantes, apenas el equipo ingresó en los camarines tras ser derrotado por 95 a 77 en el tercer partido, y J. J. Eubanks se despachó a gusto contra sus compañeros, a quienes criticó a los gritos por una supuesta falta de actitud.

En lo más tórrido de los dichos del norteamericano y cuando varios compañeros ya amagaban con responderle en el mismo tono, apareció la mesura a cargo del entrenador del conjunto de Olavarría, Sergio Hernández, quien respaldó al plantel y le bajó los decibeles a la situación. "Fue una reacción normal frente a una actuación que no dejó conforme a nadie. No me preocupan las discusiones internas; peor hubiera sido que se hubiesen mantenido pasivos e indiferentes", dijo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?