Suscriptor digital

Las escuelas de Steve Jobs

Inspirado en el creador de Apple, en Holanda se puso en práctica un proyecto educativo que reemplaza el cuaderno por el iPad, las clases magistrales por la búsqueda en Internet y los maestros por sus propios avatares. ¿Se extenderá al resto del mundo?
(0)
3 de enero de 2014  • 15:30
Fuente: Brando

Si en aquellos tiempos en los que íbamos al colegio nos hubieran preguntado cómo nos imaginábamos la escuela ideal, quizás hubiéramos dicho cosas que podrían sonar delirantes para el régimen sarmientista. Hubiéramos pedido, por ejemplo, una escuela a la que se pudiera ir de vez en cuando, a la hora que uno quisiese, con clases personalizadas en las que solo se estudiara lo que a uno le interesa y sin esos manuales soporíferos. Si hoy nos preguntaran lo mismo, describiríamos la escuela de Steve Jobs, que se está poniendo en práctica en tierras de nuestra princesa Máxima.

Con la denominación Educación para una Nueva Era, este modelo educativo que lleva apenas unos meses de vida cuenta con siete escuelas en distintas ciudades de Holanda, como Sneek, Breda, Almere, Emmen, Heenvliet y Ámsterdam, en las que ya hay más de mil alumnos, y proyecta finalizar el año escolar con un total de doce.

Como no podía darse de otra manera, un invento que pretende ser revolucionario tenía que llevar el nombre de alguien como Steve Jobs. Es así que en las Steve Jobs Schools, que forman parte de la educación oficial, pública y gratuita del Estado, los niños de entre dos y doce años aprenden bajo los valores y la tecnología del genio de la manzana.

Desde el vamos, el elemento tecnológico que reina en las aulas es el iPad. Gracias a él, todo el proceso de la escuela, y el mismo aprendizaje, es posible. Con la tableta se puede registrar la presencia y la ausencia física del alumno en el colegio, hacer tareas, buscar información y hasta interactuar entre los compañeros sin necesidad de tener que mirarse cara a cara. Y existen plataformas específicas para esto desde las cuales los chicos registran los horarios de sus clases, su asistencia y sus trabajos prácticos, respectivamente.

Lo más llamativo es que la misma escuela adquiere forma por el iPad. ¿De qué estamos hablando? De una aplicación llamada School Space desde la cual se visualiza una versión 3D del patio del colegio. Además, los alumnos y maestros disponen de un avatar personalizado al que le asignan su nombre, una foto y una especie de atuendo, lo que les permite encontrarse de manera virtual en el recreo.

Los padres también pueden acceder a los contenidos y al desempeño del niño durante el año, ya que la tableta es personal y el alumno la lleva consigo. En cuanto a su adquisición, la mayoría de las escuelas la brindan de manera gratuita. En el caso de los colegios que no pueden costearla, son los padres quienes deben comprarla al precio de diez euros por mes hasta cubrir su valor total.

¿Por qué crear una escuela de estas características? Maurice de Hond, uno de los miembros fundadores, lo explica: "Porque el mundo está cambiando por las innovaciones digitales. Mientras todos, incluso los chicos, vivimos en ese mundo digital, la escuela sigue siendo igual a la de hace treinta años. Tenemos que prepararlos para el futuro, no para el pasado". Maurice, además, es padre de una nena de cuatro años, que desde que tenía uno juega con el iPad: "Mi hija es una de las razones por las que empecé este proyecto. Si no existiera una escuela como esta, la tendría en casa".

Uno de los puntos clave del sistema es el del rol docente, ya que el papel tradicional del distribuidor de conocimientos es considerado obsoleto. Aquí, el maestro adquiere el nombre de entrenador y su función no es otra que la de acompañar al alumno que tiene dudas, o cuando corrige su tarea. Según los lineamientos de la escuela, el niño puede aprender por sí solo buscando en internet, y muchas veces el mismo maestro desconoce esa información. "Cada vez será menos frecuente que los maestros dicten el conocimiento y determinen qué tiene que hacer el alumno -expone De Hond-. En cambio, será quien organice el proceso de aprendizaje y pasará a ser una especie de mentor del niño".

¿Es posible que Jobs reemplace al Sarmiento de cada escuela? "Pero estoy seguro de que en cinco años la mayoría de los estudiantes van a utilizar tabletas durante todo el proceso educativo", afirma De Hond. Y algo de eso hay. En el mes de agosto, otro de los países que se sumó a las escuelas con iPads fue México. Lo siguió la ciudad de Los Ángeles. El grupo Santillana tiene un proyecto para que en el plazo de dos años, tanto en la Argentina como en veintidós países iberoamericanos, se reproduzca la entrega de iPads en colegios privados. Quizás en un tiempo haya iPads para todos y para todas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?