Suscriptor digital

Deco: ideas para fanáticas del reciclaje

El comedor, un lugar de encuentro con mucha calidez
El comedor, un lugar de encuentro con mucha calidez Crédito: Santiago Ciuffo / Archivo Living. Producción de Silvina Bidabehere
Si te gusta la restauración de muebles, recorré esta casita que parece salida de un cuento, un tesoro apastelado a orillas del río Luján
(0)
7 de enero de 2014  • 00:15



Ana Vidal se mudó a esta casa del Tigre junto con su esposo y sus dos hijos hace dos años. En realidad, no se mudó exactamente a esta casa. El lugar que compraron estaba tapado de maleza, muy deteriorado, y las paredes del interior, cubiertas de madera oscura. Pero ella la vio, la soñó y, junto con su familia, muy a pulmón, la convirtió en lo que es hoy: una casa de muñecas que parece salida de un cuento. En el proceso, descubrió cuánto le apasionaba restaurar muebles, convertir algo que ya no sirve en una pieza de arte, en algo lindo. Y en ese viaje, de la mano de su hermana, la artista plástica Consuelo Vidal, creó Las Vidalas, un emprendimiento de restauración e intervención de muebles y objetos deco. Ana cuenta que su mamá y sus amigas no podían entender cómo se animaron a comprar una casa en ruinas, pero asegura que exactamente eso fue lo que los atrajo. "Aunque los pisos crujan, somos felices porque logramos superar el desafío y ahora cada rincón tiene una historia", dice.

Cocina



La cocina es mágica. Repleta de cacharros, cacharritos, balanzas vintage, cacerolas de colores y platos de lata pintados, es como sumergirse en un sueño tan romántico que casi empalaga. Cuando se le pregunta de dónde sacó tanto o dónde los compra, dice que para encontrar estas joyitas es necesario recorrer sin cansancio ferias, anticuarios y altillos familiares.

En la reforma, cambió las alacenas de fórmica por alzadas antiguas de madera que Ana restauró y su hermana Consuelo pintó con ramilletes de flores. Además, tiene una cocina económica que heredó de la dueña de casa anterior y una antigua vitrina de los abuelos de su marido. En cada rinconcito se encuentran detalles que inspiran, como el respaldo de silla pintado de rosa (Las Vidalas) que se transformó en un perchero.

Living



Este espacio resume el espíritu cocolichero y naíf de toda la casa. Muebles de distintos estilos, cuadros, cuadritos, teteras y mil detalles conviven en una fiesta de color.

El cambio más grande que vivió la casa ocurrió cuando pintaron las paredes de madera (antes de un lustre oscuro) de color blanco. Cuenta que el cambio fue impresionante: "¡Todo se iluminó!".

Lo demás quedó tal cual. Los pisos de pinotea y las molduras de madera son originales y ¡lindísimos!

Taller



A la casa se ingresa por atrás, a través de una pequeña galería, por la puerta ventana que da al comedor diario. En ese recibidor, puso un miniliving con sillas de playa pintadas por ella y muchas macetas coloridas (Las Vidalas, $150).

En el jardín, hay otro espacio tipo galponcito que Ana aggiornó para poner su taller y el showroom de su marca. Ahí, restaura sillas, mesas, percheros, cajitas, roperos, aparadores, marcos, espejos, patina y pinta junto con su hermana. Para visitarlo, conocer lo que hacen o pedir algún encargo específico, antes hay que contactarse a través del blog (lasvidalas.blogspot) o de su página de Facebook. Para ir sabiendo algunos precios: hay mesas intervenidas a $2300 y percheros desde $380.

Cuartos



En la planta alta (una especie de buhardilla con techo a dos aguas) encontramos dos dormitorios idénticos y un baño.

En el cuarto de Ana, hay dos mesitas de luz restauradas (Las Vidalas, $1500) y una cama vintage que compró en un anticuario y que todavía no tuvo tiempo de intervenir. Pero ¡es su próxima víctima! Los pisos los pintó de blanco al igual que las paredes y los ventanales.

El de los chicos tiene tres camas de estilos diferentes colocadas una bajo la ventana y las otras dos a las caídas de las paredes. Además de los cabezales bien distintos, Ana jugó con los acolchados en tonos azules pero con estampados intercalados entre flores, búlgaros y lunares.

Baño

El baño, con paredes celestes y artefactos originales
El baño, con paredes celestes y artefactos originales Crédito: Santiago Ciuffo / Archivo Living. Producción de Silvina Bidabehere



Mantuvo los artefactos originales, que le dan una onda lindísima. El botiquín de madera con miniespejo es para morirse. ¿El toque? A diferencia del resto de la casa, que está pintada de blanco, en el baño Ana pintó los tablones de madera de celeste apastelado.

¿Te gusta este estilo? ¿Sos de decorar con objetos reciclados? Te pasamos más ideas para poner en práctica:

Devolvele la belleza original a tus muebles antiguos

Cómo tapizar una silla, paso a paso

Cómo reciclar el armazón de una banqueta

Muebles que apuestan al color

Cómo convertir un cajón viejo en un estante

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?