Chela Ruiz, una actriz de raza

Trabajó en cine, teatro y TV, pero será recordada por el film "La historia oficial"
(0)
18 de diciembre de 1999  

La Asociación Argentina de Actores informó que Chela Ruiz falleció ayer a la mañana, a los 78 años, en el Hospital Durand, víctima de un paro cardíaco.

* * *

Chela Ruiz fue una actriz que no necesitó de grandes protagonismos para demostrar su capacidad interpretativa. El tránsito por su carrera estuvo marcado por la pasión hacia su trabajo, la sinceridad y el humor, los que combinaba con una notable discreción y modestia.

"Yo hice muchas cosas a fuerza de los que me empujaban -dijo la actriz en la última entrevista concedida a La Nación , en 1997-. Es que yo tenía mucha vergüenza de mostrarme y decir: "Aquí estoy, soy actriz, mírenme."" Esa fue su vida y también su muerte, callada, que dejó una ausencia sorpresiva. Fue una actriz que no se olvidará fácilmente. Se inició en la radio, pero no tardó en encontrar su espacio en el teatro, en el cine y posteriormente en la televisión.

Los primeros pininos

A pesar de haber demostrado sus inquietudes en las estudiantinas secundarias, su debut profesional fue en Radio Splendid, junto a su hermana, la actriz Nora Cullen, donde se desempeñó como locutora y actriz, hasta convertirse en las décadas del 40 y del 50 en una de las voces favoritas de la famosa autora de radioteatros de Nené Cascallar.

Posteriormente, en 1942, llega al teatro, al cine y, finalmente, a la televisión.

Realizó trabajos notables, pero el paradigma que mejor sintetiza su capacidad actoral es el de la abuela que buscaba denodadamente a su nieta en "La historia oficial", de Luis Puenzo, film que ganó el Oscar y le posibilitó a Chela Ruiz ganar el premio a la mejor actriz de reparto que otorgó la Asociación de Cronistas Cinematográficas de la Argentina.

Fue un personaje clave en su carrera. No sólo por los aplausos que el film cosechó en el mundo entero, ni por la emoción que su actuación provocó en los espectadores, sino porque en ese papel la actriz resumía muchos otros personajes concebidos con su especial sensibilidad. No se permitía desbordes, cada actuación era una fina elaboración que reflejaba un intenso proceso interno que podía traducir exteriormente con la simplicidad de un pequeño gesto.

Esta técnica aplicada al trabajo fue más que elocuente en la telenovela "Rosa de lejos", donde interpretaba a la madre del maestro (Juan Carlos Dual). Fue precisamente ese rol, el de madre, el que explotó en sus últimos trabajos y el que le dio mayores satisfacciones, como el premio a la mejor actriz protagónica que obtuvo por su labro en "Mamá querida", de Silvio Fischbein, o la repercusión que alcanzó en las telenovelas "Amor gitano", "Soy Gina", "Mujer comprada", "Amándote", "Antonella" y "Zíngara".

Sus últimas presentaciones

A pesar de haber participado en varias obras de teatro, quince películas y numerosos ciclos televisivos, en sus últimos años el olvido pareció dejarla de lado. Sólo Carlos Carella y Susana Rinaldi tuvieron la sabiduría de convocarla para "El patio de la morocha" y "Minas fieles de gran corazón", respectivamente, tributos que se convirtieron en sus últimas presentaciones sobre el escenario.

El nivel de su trabajo se mantuvo inalterable en sus últimas apariciones y sólo la tristeza que empañaba sus ojos delataba la inquietud frustrada de seguir abasteciendo esa pasión que la llevó al mundo del espectáculo.

Aquella actriz que sobresalió en obras como "Llegan los artistas", de Jacobo Langsner; "La profesión de la señora Warren", de George Bernard Shaw, "La pata de la sota", de Roberto Cossa, "Una libra de carne", de Agustín Cuzzani, "Réquiem para un viernes a la noche", de Germán Rozenmacher, y "La venganza de don Mendo", de Muñoz Seca, entre otras, siempre sintió que le faltaba aún más para demostrar lo que sentía y lo que podía hacer.

Pero, lamentablemente, estos sentimientos no siempre fueron percibidos por los productores, que en los últimos años no recordaron su trayectoria. A pesar de esto, Chela Ruiz nunca exteriorizó un reproche; no hacía falta, su queja, más que elocuente, la reproducía con un significativo silencio.

Sus restos son velados en Cucha Cucha 1785 y serán inhumados hoy, a las 10, en el Panteón de Actores de la Chacarita.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?