Un imprevisto en la fábrica definió su nombre

Tres Patitos: marca de Fósforos
Florencia Trucco
(0)
12 de enero de 2014  

El nombre de esta marca fue elegido gracias a un imprevisto durante su proceso de fabricación. Generalmente, se calculaba que la máquina que cargaba las cerillas volcaba un promedio de 220 aproximadamente. Sin embargo, la primera caja en completarse cargó exactamente 222 fósforos. Por eso, la marca fue nombrada Tres Patitos debido a la forma del número 2, que se parece a un pato.

Su historia se remonta a la alianza de tres fábricas de cerillas. Una de ellas, fundada en Barracas al Norte por Bolondo Lavigne & Cía., en 1877, otra iniciada en Barracas al Sur (Avellaneda) por A. Dellachá & Hno., en 1882 y una tercera instalada en el barrio de Belgrano en 1884, por Francisco Lavaggi e hijo, se unieron en 1889. Así, crearon la Compañía General de Fósforos, que a partir de 1929 pasó a formar parte de la Compañía General de Fósforos Sud Americana SA (Cgfsa).

Unos años más tarde, la expansión se dio el 21 de septiembre de 1961, cuando la Cgfsa inauguró una fábrica de fósforos construida en José León Suárez, provincia de Buenos Aires. Con 4750 metros cuadrados cubiertos y un moderno equipamiento, en la actualidad la fábrica emplea a un centenar y medio de obreros y técnicos.

Los fósforos de la marca son ecológicos, ya que se producen a partir de la plantación de bosques propios de Cgfsa, que proveen la madera. La materia prima, que es el álamo, está en un establecimiento forestal de la localidad de Campana, en una superficie de 623 hectáreas en la plantación Tajiber.

Poco más de un siglo después, Tres Patitos es una de las marcas más elegidas por los consumidores argentinos, principalmente porque está arraigada a los valores del hogar y lo casero. De hecho, según los cálculos de la empresa, todos los meses llega a más de 2.500.000 hogares de nuestro país.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.