Pierre Casiraghi, un intrépido capitán en altamar

Pierre Casiraghi, a cargo del timón del V70 Maserati
Pierre Casiraghi, a cargo del timón del V70 Maserati Crédito: Facebook
El hijo de Carolina de Mónaco participa de una regata que unirá las costas de Sudáfrica con las de Brasil
(0)
15 de enero de 2014  • 16:06

Si en enero del año pasado lo vimos al volante en el Rally Histórico de Montecarlo, este año Pierre Casiraghi también ha decidido continuar con la aventura, pero en esta ocasión ha cambiado las carreteras del Principado de Mónaco por el océano Atlántico.

El pasado 4 de enero, el hijo de Carolina de Mónaco se embarcó en la 14ª edición de la regata Cape 2 Río con el barco italiano V70 Maserati, patroneado por el milanés Giovanni Soldini. Se trata de un reto para los amantes del mar, en el que tienen que atravesar el océano desde el puerto de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) hasta el de Río de Janeiro (Brasil).

El equipo que acompaña al hijo de Carolina busca batir un récord mundial
El equipo que acompaña al hijo de Carolina busca batir un récord mundial Crédito: Facebook

El récord de esta travesía se consiguió en el año 2000 y es de 12 días, 16 horas y 49 minutos. Ahora Pierre podría batir este récord junto con la tripulación del Maserati, entre los que se encuentra el español Carlos Hernandez Robaina. Según las últimas noticias, van en primera posición y alcanzaría con llegar un día antes a puerto para batir esa marca. Hasta el momento se han encontrado con muchas dificultades, como olas de casi diez metros y alguna que otra avería que consiguieron solucionar.

Una imagen de la embarcación con la que llevan adelante la hazaña
Una imagen de la embarcación con la que llevan adelante la hazaña Crédito: Facebook

Una de las conversaciones telefónicas que ha mantenido Pierre ha sido con un grupo de niños del Yacht-club de Mónaco, a quienes les pudo contar algo de esta dura experiencia. "Dormimos sólo cuatro horas consecutivas. Las condiciones de vida son difíciles", contaba. "Nos encontramos con un gran ciclón tropical con picos de hasta 35 nudos (aproximadamente 65 kilómetros por hora). Tenía miedo de sufrir mareos y por eso no intentaba beber demasiada agua y comí un montón de fruta. Uno de mis compañeros de equipo se enfermó, pero el mal tiempo pasó", relataba. Uno de los niños también se interesó por lo que comían y Pierre respondió: "Comemos pan, Nutella, bananas, manzanas, kiwis, damascos. También preparamos arroz integral con atún. Y yo compré algunas salsas".

Una vez termine esta aventura, Pierre tendrá que recuperar fuerzas y estar listo para la boda religiosa de su hermano Andrea con Tatiana Santo Domingo, que se celebrará el próximo 31 de enero

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.