Suscriptor digital

Murió el escritor Juan Gelman

Ganador del premio Cervantes en 2007 y autor de más de 30 libros, falleció en México, donde vivía hacía más de 20 años
(0)
14 de enero de 2014  • 23:31

Las palabras y el lenguaje eran su mundo. El escritor argentino Juan Gelman , considerado uno de los autores más destacados de habla hispana, murió hoy a los 83 años en la Ciudad de México, donde residía hacía 20 años.

Autor de más de 30 libros, Gelman ganó entre otros galardones el premio Nacional de Poesía en Argentina (1997), el Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana y del Caribe (2000), el Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde (2004), el Reina Sofía de Poesía (2005) y el Cervantes (2008).

"La poesía es como una doncella tierna y de poca edad y en todo extremo hermosa", dijo parafraseando a don Quijote, al recibir el premio Cervantes . Allí recordó también que el poeta "no escribe para vivir, sino que vive para escribir".

Gelman -que supo también desempeñarse como periodista- nació en 1930, en la época de la llamada Década Infame y su barrio natal Villa Crespo fue el escenario de sus primeros pasos. Tenía tan sólo nueve años cuando le compuso un poema a Anita, dos años mayor que él, para tratar de conquistarla. No tuvo suerte, pero allí ya se perfilaba su futuro.

Su primera obra publicada, 'Violín y otras cuestiones' (1956), prologada por el poeta Raúl González Tuñón, recibió muy pronto el elogio de la crítica. El siguiente libro que publicó fue 'El juego en que andamos' (1959). A estos dos libros de poemas siguieron 'Velorio del solo' (1961), 'Gotán' (1962), 'Cólera Buey' (1965) -reeditada y engrosada en 1971-, 'Los poemas de Sidney West' (1969), 'Fábulas' (1971), 'Comentarios' (1978-1979), 'Notas' (1979), 'Citas' (1979), 'Carta Abierta' (1980), 'Bajo la lluvia ajena' (1980), 'Hacia el Sur' (1982), 'Composiciones' (1983-1984) y 'Eso' (1983-1984).

El escritor también siempre tuvo un marcado perfil político y empezó a militar a los 15 años en la Federación Juvenil Comunista, y luego se integró a las filas del periodismo revolucionario. En 1948 comenzó sus estudios universitarios de Química, que abandonará para dedicarse a la poesía.

Gelman vivió en carne propia los momentos más traumáticos de la historia argentina de los últimos treinta años. Su alta conciencia civil y su lucidez de artista lo transformaron en un testigo privilegiado de estos sucesos que, por supuesto, no le ahorraron dolor. Y su poesía, paralelamente, registró como un sismógrafo la memoria de esa experiencia histórica y transformó los hechos en categorías existenciales, éticas, y hasta metafísicas. Por ejemplo, en uno de sus ejes centrales: el exilio.

La última dictadura lo hizo partir al exilio, en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México, período donde alternó su actividad política contra el gobierno militar que imperaba en la Argentina con trabajos de traducción para la UNESCO.

Definido por el escritor español Juan Cruz como "el poeta de los ojos tristes" , conoció de cerca el dolor, con la desaparición de si hijo y su nuera embarazada durante la dictadura, pero nunca lo transformó en odio. "Se suele ser revolucionario en el modo de la rabia: Juan Gelman lo es sobre todo en el modo de la ternura", dijo en una oportunidad Jorge Riechamn

En 1988 logró regresar por primera vez al país y en 2000, luego de años de búsqueda, consiguió hallar e identificar en Uruguay a su nieta apropiada, hija de Marcelo Gelman y María Claudia García.

Gelman era Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires y estuvo en el país por última vez en agosto pasado para presentar su libro "Hoy".

Por la sensibilidad del tema, esta nota fue cerrada a comentarios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?