Suscriptor digital

El Gobierno y la Iglesia: una relación que mejora y una senadora con lazos en Roma

La trastienda de la política (y de los políticos)
(0)
20 de enero de 2014  

"Estamos muy felices con el papa Francisco . Mucho más que con el cardenal Bergoglio." La sinceridad de un ministro del gobierno nacional resume la buena sintonía que la presidenta Cristina Kirchner viene teniendo con el pontífice argentino, en contraste con la relación tirante que caracterizaba hasta hace un año el vínculo con el ex cardenal primado , especialmente en tiempos de Néstor Kirchner. El Papa se ha comunicado telefónicamente con Cristina Kirchner para interiorizarse sobre la evolución de su problema de salud, aunque voces cercanas al Episcopado desestimaron que haya una línea directa o una comunicación telefónica permanente. "Hubo una llamada de Francisco y otra posterior de la Presidenta para agradecerle el gesto, pero no es un diálogo permanente", confió a LA NACION la fuente eclesiástica. De todos modos, la relación ha mejorado y de ello da cuenta el pedido que recibió el empresario y ahora diputado nacional José Ignacio de Mendiguren (Frente Renovador), cuando visitó al Pontífice el mes pasado en Roma: "Cuídenla a Cristina", le dijo mientras le extendía la mano, según trascendió.

Se percibe, así, un mejor clima, al margen de la preocupación de varios obispos por la situación social y por el fortalecimiento de las instituciones, un tema que Francisco habría abordado en su reciente encuentro con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

En este escenario, aquel ministro satisfecho con el papa argentino reveló un dato que pocos conocen: el vínculo de la senadora kirchnerista Rosana Bertone (FPV-Tierra del Fuego) con la Iglesia. Tiene un parentesco de sangre con el cardenal Tarcisio Bertone, ex secretario de Estado del Vaticano hasta octubre último. Pruebas al canto, cuando era diputada Bertone votó en contra de la ley del matrimonio gay, impulsada con insistencia por el Gobierno.

Bajo perfil

Sin Cristina, Boudou lució look de vacaciones

Sorprendió a más de uno al ingresar por el Salón de los Bustos. Un Amado Boudou distinto apareció el jueves pasado por la Casa Rosada, con un look relajado que motivó comentarios entre el personal de seguridad que le abrió paso. El vicepresidente eligió dejarse una incipiente barba en ausencia de Cristina Kirchner y en momentos en que está menos expuesto en la escena pública. Con una agenda acotada, el vice no aparece desde que la Presidenta fue dada de alta, lo que contrasta con la alta exposición que tuvo durante la licencia de 45 días de la jefa del Estado. Sucede que con la llegada del ex gobernador de Chaco Jorge Capitanich a la Jefatura de Gabinete el rol de Boudou quedó desdibujado. Ya no reemplaza a Cristina y en la mayoría de los actos en los que no está la jefa del Estado quien la sustituye es el ministro coordinador. Sucedió hace dos semanas, cuando estaba previsto que Cristina hiciera una presentación con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, pero, tras la cancelación, quien asistió fue Capitanich. Esta vez, con la Casa Rosada sin Cristina, Boudou se fue directo al despacho del primer piso del jefe de Gabinete. Evitó otra oficina, la del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, de la que supo ser habitué cuando debía firmar los decretos tras la operación de la Presidenta. Más allá de la novedosa barba, que dejaba ver claramente sus canas, su vestimenta no se alejó del traje y de la corbata con los que el vicepresidente suele vestirse.

Cambios Pro.

Santilli sigue comportándose como ministro

¿Senador, ministro o candidato? De vuelta de unas largas vacaciones como improvisado mochilero por Australia y Chile junto con sus tres hijos, Diego Santilli volvió al trabajo. Pero sucede que el ex ministro de Ambiente porteño y actual senador nacional por Pro no se resigna del todo a dejar el despacho que ocupó durante cuatro largos años. El propio Santilli contaba, sonrisas mediante, que en las últimas horas recorrió algunos barrios que todavía estaban sin luz y supervisó obras aún en ejecución. "Todo se hizo con el conocimiento y aval de (Edgardo) Cenzón", dijo "el Colorado" en referencia a su sucesor, el actual ministro. Además de estos dos roles, Santilli quiere anotarse para un tercero más que importante: la Jefatura de Gobierno en 2015, cuando Mauricio Macri culmine su mandato. La presencia de Santilli junto con Macri en Mar del Plata el fin de semana, donde entre otras actividades vio con su jefe el superclásico River-Boca, fue otra manera de mostrarse en una carrera en la que ya hay varios anotados en el macrismo, como el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta, la senadora Gabriela Michetti (aunque no lo hizo público) y el legislador porteño Cristian Ritondo, peronista en Pro, como él.

Insistente

Un "lilito" quiere convencer en los subtes porteños

Convencido de que su proyecto para que los subtes funcionen más y mejor debe ser aprobado por la Legislatura, el diputado porteño y dirigente cercano a Elisa Carrió Maximiliano Ferraro no se detiene ante las trabas burocráticas.

Con espíritu juvenil y fiel a la tozudez que distingue a su jefa política, Ferraro recorre las líneas B y D como usuario, pero ahora agregó una tarea adicional: va y viene por los trenes subterráneos con folletos explicativos de su proyecto, que consiste en extender el horario actual de los subtes desde las 23 hasta la 1 de la madrugada, también los fines de semana, y hacerlo gratuito para estudiantes de los tres niveles. Cerca del legislador se mostraron confiados en conseguir los votos necesarios para aprobar el proyecto, aunque la medida seguramente despertaría la oposición de los aguerridos gremialistas, que jaquearon la gestión de Pro durante este año con paros y protestas sostenidas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?