Suscriptor digital

Marcelo Senra: "Hoy, el lujo es el tiempo libre"

Acaba de festejar sus 20 años en la moda; un gran creativo que valora nuestras raíces y rinde culto a la textura en cada colección
Catalina Lanús
(0)
30 de enero de 2014  

Hace 20 años hizo su primer desfile. Fue en la Escuela de Modelos de Tini de Bucourt. Y con chicas aspirantes a modelo (Dolores Trull, Mariana Schurink), en un petit hotel de la calle Ayacucho, dejó ver su impronta: 100% Marcelo Senra. Era el mismo de hoy, pero en su versión primera infancia, en estado puro: minis de arpillera y tops de hilados rústicos, vinchas con plumas. Y pasaron dos décadas. "Creo que no fueron en vano. La moda argentina se fortaleció y creció. Desde mi lugar hice un aporte: tuve una mirada hacia adentro, hacia el interior", cuenta Senra, escorpiano, salteño, de 49 años. Un señor diseñador.

Fue uno de los primeros "autores" de moda que encontró su ADN en las raíces argentinas. "Trato de jugarme temporada tras temporada. Y ser comercial, pero, por esa razón, no dejar de ser diferente", asegura.

–¿Es díficil ser diseñador acá?

–Sí, en la Argentina sí. Armar un equipo con vendedores, costurera, modistas, talleres sastreros, es muy costoso. Estuve en París, Nueva York, Colombia... y no somos competitivos, tenemos un producto caro. No tenemos industria nacional de textiles, todo viene de afuera. Eso te encarece mucho. La mano de obra es carísima. No tenemos buenos avíos. Hay un gran atraso en maquinarias. Pero, a pesar de todo eso, nos la rebuscamos y tratamos de hacer productos con buena manufactura.

–Hoy estás de moda, estás en esa onda del slow design...

–Sí, mi problema es que estoy en un showroom, no tan a la vista. Mi producto tendría que estar más expuesto. Sólo hago tres talles y mucha medida. Adapto mucho mis diseños a la clienta...

–¿Cómo se visten las argentinas?

–Bien, han modificado mucho su vestuario. La gente más joven se viste con más onda. La más grande es más conservadora, no tan arriesgada... Se queda en un lugar cómodo. Hay gente con mucha personalidad, que con poca y buena ropa hace maravillas. Pasa por una cuestión de actitud, cómo te parás en la vida, cómo resolvés tus complejos...

–¿Está informada sobre moda?

–Siempre hay extremos. La que sabe todo y la que no sabe nada. El punto medio es díficil de encontrar.

–También pasa que salís de compras y en todas partes ves lo mismo.

–¿Vos viste? El Once ya está igual que Barrio Norte porque los tipos del Once viajan a París y copian los modelos. ¡No me digas que no! Los logran con otras telas. Van en invierno y lo copian con otras telas para el verano. El Once es un tesoro oculto. ¡Hay que saber mirar!

–Y ante tanta uniformidad el diseño de autor gana...

–Yo creo que los diseñadores independientes tienen que saber elegir sus telas. Mandar a hacerlas, lograr terminaciones a mano, diferenciarse. Pero no hay oficio calificado, no hay generaciones nuevas que sepan coser... Y la gente grande, con años de oficio, se está muriendo y se llevan todo lo que saben. Hay una desvalorización de los oficios. Creo que en las universidades tendrían que enseñar oficios. Yo como docente de la Universidad de Palermo lo veo. Los estudiantes vienen cómodos y vagos. No se comprometen mucho. Todos quieren recibirse. Les cuesta mucho la comunicación verbal. No estudian en profundidad. Una vez hice una colección inspirada en Marruecos. No viajé, pero me compré un libro. Y de ahí salió mi paleta. Cuando pude ir, luego de dos o tres años, me di cuenta de que no me había equivocado. Eso es maravilloso. No veo tanta pasión...

–Tus diseños son para siempre.

–La otra vez me encontré con una clienta que me dijo: Tengo cosas divinas tuyas, como nuevas, de hace diez años. Y le contesté: ¡Ya es hora de que las renueves! Me pasa mucho. Si bien estoy al tanto de las tendencias y estoy informado, siempre trato que la ropa tenga mi color. Si se usa el rojo, el mío es más bajo, más color vino. A veces tiño mis telas. Lo mío es insinuar, es opaco, es femenino.

–¿Qué es lo que más te gusta?

–La cocina. No hago el dibujo y busco la tela. Sino que salgo a buscar experiencias textiles. Cuando puedo, viajo... busco lo genuino. Experimentar. Modificar materiales. Ahí está la capacidad del diseñador. Hay que proponer algo nuevo. Arriesgarse.

–¿Quiénes se visten mejor?

–Las inglesas tienen libertad pero con buen gusto. París tiene lo divertido de la moda: se ponen un vestido negro con unas chatas verde flúo, con actitud y les queda bárbaro. Me gusta la que sabe romper el conjunto. La cosa multicultural me encanta: un saco de Dona Karan, un pañuelo de la India, un pantalón de McQueen, un collar de la abuela...

–¿Cómo lo logra una argentina?

–Con una vuelta por Jazmín Chebar, Akiabara, Cora Groppo, un suéter de Dot, un accesorio divertido de rafia, unos zapatos cancheros. La moda tiene que ser práctica y divertida. No llevar carteles de marcas: no usarlas para que te den prestigio. ¿Cuánta gente hay que usa una firma para ganar prestigio? Eso es absurdo. Hay que elegir cosas con onda. No mostrar logos. Eso es de quienes no tienen buen gusto. La gente que puede... muchas veces les saca las etiquetas.

–¿Un lujo?

–Disfrutar más del tiempo libre, porque el tiempo libre es el verdadero lujo. Tomarte una tarde para estar con tus hijos. No pasa por el dinero. Ir a comer a un lugar lindo. Vestirste bien para estar con amigos. Pasa por las sensaciones, eso es lo que te queda. Creo que las marcas de lujo van a tener que cambiar eso de la ostentación: el lujo pasó a ser algo más simple. Y si te das cuenta de eso, disfrutás la vida de otra manera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?