Suscriptor digital

Por qué Lenovo le compró Motorola a Google

Lenovo Vibe X, uno de los modelos más recientes de la firma china
Lenovo Vibe X, uno de los modelos más recientes de la firma china Fuente: Archivo
Pagará 2910 millones de dólares por el fabricante de celulares; quiere ampliar su llegada a otros mercados internacionales, como Estados Unidos y América latina
Ricardo Sametband
(0)
30 de enero de 2014  • 01:05

Menos mal que Robert Galvin falleció en 2011; el hombre que comandó Motorola durante tres décadas , el hijo del fundador, difícilmente podría haber superado ver cómo la compañía a la que transformó en un gigante de las comunicaciones sufría el despecho de ser revendida , por 2910 millones de dólares, a Lenovo ( el anuncio se hizo ayer ). Porque no es simplemente una adquisición: es una segunda venta.

Después de su apogeo (2004-2006 gracias al Razr V3 ) Motorola no supo transformar su oferta de smartphones y cayó en picada; de ser número 1 mundial al 10% de participación mundial en 2007, y al 5% en 2008. Fue entonces que apostó por Android, con resultados modestos, pero no suficientes. No parecía haber salida, hasta que en 2011 llegó Google , el galán que la salvaría del descalabro.

Fueron dos años y medio difíciles, de estrechez y desentendimiento, pero también de amor. Y justo ahora que la cosa parecía mejorar, que con el Moto X y el Moto G la compañía comenzaba a recuperar el respeto y la preferencia de los usuarios, con equipos bonitos, buenos y (en el caso del G) baratos, viene Lenovo y zás, Motorola ya no es de Google.

Claro, lo primero que hay que entender es que el matrimonio fue de compromiso. En el atropellado ajedrez de la industria móvil, Google se quedó fuera de una puja por las patentes de telecomunicaciones de la difunta Nortel ; fueron Apple, Sony, Ericsson, Microsoft y BlackBerry las que pagaron 4500 millones de dólares por ellas a mediados de 2011. Las patentes, sobre todo en esos años, funcionaban como arsenal ofensivo y defensivo ante una demanda judicial.

Un mes después de lo de Nortel un Google despechado compró Motorola y pagó 12.500 millones de dólares . En rigor pagó menos: la compra incluyó 2900 millones que Motorola tenía en efectivo y mil millones en crédito fiscal. Además, vendió en abril último la división de conversores para televisión por cable que tenía Motorola por 2300 millones más.

Al momento de la compra Google decía que las patentes valían US$ 5500 millones, aunque la Justicia estadounidense les dio un valor mucho menor en una demanda contra Microsoft hace casi un año. Pero su valor a futuro como blindaje es enorme.

El pago real es menor, aunque hay que sumarle, no está de más decirlo, mil millonesde dólares en gastos por indemnizaciones cuando redujo la plantilla de empleados y otros US$ 1600 millones que perdió la división de celulares desde la compra (facturó unos mil millones por trimestre en los últimos tres).

Ahora se deshizo de la compañía. La pregunta es por qué.

Los motivos de Google

La presencia de Motorola siempre le trajo problemas con la industria. Se esperaba que Google, como Microsoft antes de la compra de Nokia, fuera agnóstico; que no compitiera haciendo hardware. Motorola rompía con eso, y encima ni siquiera le reportaba beneficios económicos (aunque quizás este año lo hubiera hecho).

Segundo motivo: vender Motorola le permite a Google meterle más presión a Samsung ( su mejor amigo, su peor enemigo ) y lograr que la firma surcoreana acepte volver al redil y ser más Android y menos Samsung.

Esto incluye, según un acuerdo que se filtró ayer, reducir los cambios que le hace a la interfaz gráfica de Android y pausar el desarrollo de Tizen, un sistema operativo para móviles basado en Linux que funcionaba como reaseguro de independencia y que debutaría en febrero próximo.

Tizen tuvo el mismo efecto que el teléfono con Android de Nokia con Microsoft: una demostración de fuerza. Google resignó Motorola -aunque retiene las patentes, la división de investigaciones avanzadas y el proyecto Ara para hacer dispositivos móviles modulares - y firma un acuerdo cruzado por una década que en teoría le garantiza amor y paz por parte de Samsung.

Algunos creen, no obstante, que a Samsung no le hace ninguna gracia Motorola con Lenovo (transforma a Lenovo en un contrincante más fuerte) y que Google simplemente amenazó a la compañía con dejar de darle un trato preferencial; por eso el acuerdo a diez años. Sí, Lenovo será un problema, pero Samsung tendrá una relación más cercana con Google (a costa, quizás, de su independencia).

Los motivos de Lenovo

Lenovo es el mayor fabricante de PC del mundo , gracias a la compra que hizo en 2005 de la división de computadoras personales de IBM.

Y está con plata en el bolsillo: la semana pasada se quedó con parte de la división de servidores de IBM , con lo que logra una presencia similar a la de Dell o HP en ese mercado corporativo.

Y además fue el cuarto fabricante de smartphones en el último trimestre de 2013, según IDC y otras firmas . El quinto, si se mide todo el año.

¿Lenovo, con celulares? ¿Quién los vio alguna vez? Casi nadie fuera de China, donde la compañía está segunda detrás de Samsung; y ese es un problema para el plan de expansión de Lenovo.

Tanto le interesa reforzar su presencia móvil ( quiere ser la número uno, después de todo ) que quiso comprar BlackBerry ; el gobierno canadiense lo impidió, al parecer. A propósito: Motorola y BlackBerry vendieron más o menos la misma cantidad de smartphones en el último trimestre: casi 4 millones de smartphones, menos que Xiaomi o Alcatel.

La compra de Motorola (que espera la autorización de los organismos regulatorios de ambos países) es ideal: le da acceso a una marca que está tercera en Estados Unidos y en América latina. aunque tiene poca presencia en Europa. Entra con el pie derecho, con una red de distribución armada, con contactos aceitados con las operadoras, etcétera.

Así, la compañía confirmó, después del anuncio, que mantendrá la marca Motorola en nuestro continente, al menos por ahora, y se lleva en el paquete de compra una licencia para usar las patentes de Motorola/Google.

Según afirmó el CEO de la compañía, Yang Yuanqing, en la conferencia de prensa posterior al anuncio, Lenovo apunta a vender 100 millones de smartphones el año próximo; en 2013 vendió 45 millones, a los que habría que sumar los de Motorola, unos 20 millones.

Quizá use la fábrica que está terminando de construir en China; invirtió 800 millones de dólares, es capaz de fabricar 100 millones de dispositivos móviles al año y la dio a conocer en noviembre último. Una pieza más en su jugada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?