Weixin, la red social china que busca traspasar sus fronteras

Mejor conocido como WeChat, la plataforma se expande en el resto del mundo para competir en la mensajería instantánea junto a servicios como WhatsApp, Line y Viber, entre otros
David Barboza
(0)
4 de marzo de 2014  

Weixin o WeChat busca ir más allá de sus fronteras para competir con servicios como WhatsApp y Line
Weixin o WeChat busca ir más allá de sus fronteras para competir con servicios como WhatsApp y Line Fuente: EFE

SHANGHAI.- Cada media hora, más o menos, Jenny Zhao, joven y actualizada, desbloqueó la pantalla de su iPhone 5 para contactarse con amigos a través de Weixin, una app para enviar mensajes muy popular en China. "Estoy probablemente seis horas por día conectada a Weixin", comenta Zhao, de 24 años de edad, vendedora de cosméticos de Shanghai. "Gran parte de lo que hago se centra en esto."

Weixin (se pronuncia wei-yin) es la aplicación más exitosa de este país, una herramienta sumamente adictiva para redes sociales que permite a los usuarios de smartphones enviar mensajes y compartir novedades, fotos, videos y enlaces de Internet, muy similar a WhatsApp en los Estados Unidos , o Line, su par japonesa . En los Estados Unidos, hay una versión similar conocida como WeChat.

A solo tres años de haberse lanzado en China, Weixin cuenta con alrededor de 300 millones de usuarios -un ritmo de difusión más veloz que Facebook y Twitter-, hecho que la coloca en una posición dominante en lo que es hoy el mercado de teléfonos inteligentes más grande del mundo. Ya frenó el crecimiento del servicio de mensajes de la empresa de telefonía móvil líder del país e incitó a las compañías de Internet más importantes a que crearan servicios competitivos.

Weixin es la creación de Tencent, la usina de Internet china, conocida por su servicio de mensajería instantánea QQ y sus famosos juegos online . Tencent, que cotiza en Bolsa y su valor supera los 100.000 millones de dólares en el mercado bursátil de Hong Kong, busca fortalecer ese gancho en las redes sociales y expandirse a nuevas áreas, como el pago online y el comercio electrónico.

Alibaba, el Goliat del e-commerce chino, anunció planes para contraatacar en su tierra, con una aplicación propia para servicios de mensajería recientemente desarrollada, conocida como Liawang.

Tencent, por su parte, se siente tan segura con su aplicación para mensajes que comenzó a promocionar Weixin en el exterior, sobre todo, en el sudeste asiático, donde se registran decenas de millones de usuarios. La compañía también piensa en un bombardeo de marketing en Europa y América latina, con el nombre WeChat. Sin embargo, sus voceros se rehusaron a confirmar si promocionarían el servicio en los Estados Unidos y, de hacerlo, cuándo sería.

Tencent, la compañía detrás de WeChat, con Messi como imagen del servicio de chat

Weixin podría ayudar a cambiar la percepción global de las empresas chinas. Aunque las compañías de Internet de allí siguen considerándose imitaciones de Google, Facebook, Twitter y eBay, los analistas sostienen que se están transformando rápidamente en empresas de tecnología dinámicas e innovadoras con modelos comerciales únicos.

Weixin, por ejemplo, no es una mera copia de un servicio ya existente, sino una amalgama de diversas herramientas para redes sociales: tiene un poco de Facebook, otro de Instagram e incluso un poco de walkie-talkie. En lugar de tener que tipear ideogramas chinos para poder enviar un mensaje telefónico breve, lo que podría insumir bastante tiempo, los usuarios simplemente oprimen un botón que graba un mensaje de voz.

"Las compañías de Internet chinas ya no se quedan atrás", dice William Bao Bean, ex analista de tecnología y actual director general de la firma de capital de riesgo SingTel Innov8. "Hoy en día, en algunas áreas, van a la vanguardia."

Los poderes perturbadores del servicio son incuestionables. Weixin entorpeció el crecimiento de Sina Weibo, el popular servicio de microblogging de la China, y erosionó las ganancias de un servicio ofrecido por los grandes operadores de telecomunicaciones administrados por el Estado chino: el servicio de mensajes breves de telefonía celular conocido como SMS.

En China Mobile, el proveedor de servicio de telefonía móvil más importante del país, los ingresos por servicios de mensajes breves alcanzaron un pico en 2009 de cerca de 9000 millones de dólares. Tres años más tarde, bajó casi un 20%, y volvió a caer de manera similar el año último, según estimaciones recientes.

En agosto, un analista de tecnología de Barclays pronosticó que Weixin podría llegar a los 400 millones de usuarios y a ingresos de casi 500 millones de dólares este año. Ante el anticipo de tal crecimiento por parte de los inversores, el valor de las acciones de Tencent subió un 94% el año último.

Algunos ejecutivos de Tencent aun ven a Weixin como una empresa salvadora. El año último, su CEO y socio cofundador, Ma Huateng -conocido en el mundo angloparlante como Pony Ma-, explicó durante un discurso que el poder de Weixin radicaba en ser móvil, como un "órgano portátil" que, a diferencia de la PC, estaba siempre con el usuario.

Para este año se calcula que se incrementarán en 100 millones los usuarios de Weixin
Para este año se calcula que se incrementarán en 100 millones los usuarios de Weixin Fuente: AP

Si Weixin hubiese sido creada por otra empresa, continuó Ma, Tencent podría haber ido en declive. "Si miramos hacia atrás", comentó, "esos dos meses fueron cruciales, un asunto de vida o muerte", para la compañía.

Existen desafíos, desde luego. Uno, dicen los analistas, es que los jóvenes chinos diestros en tecnología son volubles, y rápidamente pueden inclinarse por otros servicios. Otro desafío podría venir del rival de Tencent, Alibaba, la empresa de e-commerce de origen chino, que le declaró la guerra a Weixin.

En agosto, Alibaba les prohibía a los vendedores de su sitio de compras Taobao.com usar Weixin para comercializar sus productos. Alibaba entonces introdujo su servicio para competir, Laiwang, y anunció planes para introducir una plataforma de juegos móvil.

Los planes de expansión en el exterior de Tencent podrían también verse obstaculizados por las preocupaciones sobre el hecho de que una compañía china maneje tanta información personal, y que luego se vea forzada a brindársela a las autoridades de dicho país, que ejercen controles estrictos de los servicios de Internet. Los ejecutivos de Tencent insisten en que los riesgos de espionaje son pequeños porque la empresa no almacena mensajes en sus servidores.

Traducción de Andrea Arko

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.