Boca vive un momento soñado y de proyección internacional en el voley

Los dos capitanes con la Bombonera de fondo Crédito: Boca

Sus dos equipos se clasificaron para el Sudamericano y representarán al país en Brasil

31 de enero de 2014  • 21:19

Por primera vez en su historia, las dos ramas del voleibol de Boca obtuvieron el pasaje al Sudamericano de Clubes . Sin dudas, un hecho inédito para el deporte argentino que estará representado por la misma camiseta en un torneo internacional.

Las chicas consiguieron su pasaporte tras consagrarse como campeonas de la Liga Argentina femenina 2013, mientras que los hombres se quedaron con el reciente Torneo Clasificatorio Sudamericano para lograr su pasaporte a Brasil. El éxito no es casualidad, hay varios fundamentos que hacen que este deporte crezca cada vez más dentro de la Institución y obtenga logros de manera más frecuente.

El caso de las mujeres es admirable. Durante el 2013 disputaron tres torneos (el Apertura, el Metropolitano y a Liga Argentina), obtuvo la triple corona, y se alzó con un increíble record de 43 partidos ganados y tan sólo uno perdido. "Está claro que mientras jugábamos la Liga el objetivo era campeonar, sabiendo además que nos daba la plaza al Sudamericano. Ya tuvimos una experiencia de esas en Brasil y fue increíble. Representar a tu país en una competencia de ese nivel es un plus, un sueño que imagino que todo deportista quiere cumplir", asegura Romina Cossar, capitana del equipo femenino.

El nivel de las chicas se viene dando desde hace unos años, con números y estadísticas asombrosas, con un trabajo serio y ordenado y con objetivos cada vez más altos en el plano local y ahora también en el internacional, según se desprende de las palabras de su entrenador Eduardo Allona: "El desafío supera los de la Liga Argentina y el Metropolitano. Vamos a tratar de conseguir una medalla. Si es la de oro, mejor. Pero ojalá podamos estar entre los cuatro primeros".

El caso de los varones es distinto pero con el mismo sistema de trabajo y con un proyecto que abarca desde sus divisiones inferiores hasta el equipo profesional. Dado que el equipo que conduce Marcelo Gigante disputa una temporada de Liga más extensa, con presupuestos muchos más elevados y enfrentando a clubes de diferentes estructuras, Boca Río Uruguay Seguros siempre se caracterizó por tener equipos con jugadores surgidos de sus categorías de base y con representatividad en el club.

Así fue como aquellos equipos que salían de memoria durante varias temporadas con Nicolás Bruno, Lucas Armesto, Facundo Santucci y Maximiliano Gauna obtuvieron la Copa Desafío, la Copa ACLAV, y un sub campeonato de Liga Argentina, y cinco títulos Metropolitanos en sólo seis temporadas.

En la presente temporada el equipo conducido por Gigante tuvo una importante renovación, pero hoy se puede hablar de un grupo con importantes rendimientos individuales, como los casos de Pablo Guzmán, Maximiliano Chirivino y Renato Adornelas Da Silva, la grata aparición del colombiano Carlos Mosquera, el crecimiento de Luciano Zornetta y el empuje incesante en momentos claves de su capitán Miguel García. "Estamos muy contentos por la clasificación, si bien mucho lo vieron como una sorpresa, nosotros no. Entramos a todos los partidos para ganarlos y se dio que en este torneo pudimos hacer un salto de calidad. Entrenamos duro como siempre con el objetivo de mejorar en cada día. Es una Liga muy difícil y pareja, cualquier equipo le puede ganar a cualquiera. Acá no hay secretos el que mantiene el trabajo y la concentración durante más tiempo es el que gana. Parece simple pero es lo más difícil", asegura el capitán.

TEMAS EN ESTA NOTA