Suscriptor digital

Colombia llora a otro futbolista

Mataron a Villa, de Atlético Nacional
(0)
26 de diciembre de 1999  

MEDELLIN (Especial).- Cinco guerrilleros, cinco civiles y un policía murieron en Colombia a causa de los enfrentamientos armados y de los diferentes atentados que se produjeron entre las vísperas de Nochebuena y el día de Navidad. Una de las víctimas civiles vistió de luto al fútbol colombiano: Juan Guillermo Villa, volante del campeón Atlético Nacional, murió tras ser acribillado por dos hombres.

Villa, de 24 años, se retiraba de una fiesta de bodas en la residencia de otro jugador, Gerardo Bedoya, de Deportivo Cali, y cuando conducía su vehículo fue alcanzando por dos hombres armados que viajaban en motocicleta. El hecho se produjo en el barrio residencial El Poblado, de esta ciudad.

El futbolista recibió quince impactos de bala y ninguno de sus acompañantes fue herido. La policía aseguró que el blanco principal del ataque fue Villa, que fue conducido a una clínica cercana, pero llegó sin vida.

La víctima alternaba entre los titulares de Atlético Nacional y jugó su último partido el 5 último frente a Tuluá, por los cuadrangulares del torneo Clausura. En diciembre de 1998, salió campeón de la Copa Merconorte.

"Era mi mejor amigo. El no tenía problemas con nadie, no me explico por qué mataron a Juan Guillermo", dijo el futbolista Samuel Vanegas a la radio local Antena Dos, al mismo tiempo que otra trágica noticia interrumpía la conversación: un niño junto con su padre eran hospitalizados como consecuencia de la explosión de un cochebomba. Lejos del clima ideal que se espera para la fiestas navideñas, en los últimos días las principales ciudades del país fueron escenarios de hechos de violencia.

El fútbol colombiano sufrió recientemente la muerte de otro futbolista. Hace unos días, el suicidio del defensor Carlos Montoya, del América de Cali, conmocionó el ambiente del fútbol.

Son varias las historias trágicas de este país relacionadas con el deporte. La muerte más recordada en el fútbol colombiano fue la de Andrés Escobar, que al igual que Villa jugaba para el Atlético Nacional. Escobar fue asesinado a la salida de un club nocturno en Medellín poco tiempo después de anotar un gol en contra en el Mundial de 1994, jugado en los Estados Unidos. Ya pasaron varios años de ese hecho y Colombia llora a otro futbolista.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?