"Tenían todo instalado, pero no funcionó"

La confesión del jefe del cuartel de bomberos de la Vuelta de Rocha
(0)
7 de febrero de 2014  

El director del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Vuelta de Rocha, Antonio Sette, se preguntó ayer "por qué no funcionó" el sistema contra incendios de la empresa Iron Mountain, en cuyo depósito del barrio porteño de Barracas se produjeron el siniestro y el derrumbe que causó la muerte de siete bomberos y de dos socorristas de Defensa Civil del gobierno de la ciudad.

"El sistema contra incendios, el plan de evacuación, según tengo entendido, porque no lo he visto, era la característica de la empresa. Tenía todos los elementos necesarios para ser habilitado como tal (el depósito). La pregunta sería: ¿por qué no funcionó?", sostuvo el especialista en declaraciones consignadas por la agencia DyN.

La compañía Iron Mountain, en su página web, promocionaba una "total protección" contra estos siniestros.

"Éste es un gran interrogante", insistió Sette, a cargo del cuartel de La Boca al que pertenecía uno de los bomberos fallecidos, Sebastián Campos.

Sin embargo, reconoció que "fue un fuego muy intenso y, a lo mejor, no estaba prevista una carga de fuego tan grande o había un exceso de material en depósito... Por más que tengas eso [por el sistema contra incendios], no va a alcanzar para sofocar el principio de incendio".

En tanto, afirmó que las causas que originaron las llamas en el depósito, donde fallecieron nueve personas al derrumbarse una pared sobre bomberos y rescatistas que combatían el incendio, se conocerán una vez que finalicen los peritajes correspondientes.

En diálogo con Radio Continental, y consultado sobre si representan alguna sospecha los episodios de incendios registrados en sedes de la misma empresa en otros países, el director del cuartel dijo: "Todo se puede dar. No está determinado cuál es el foco ígneo".

Sin embargo, señaló que "el principio del incendio lo va a determinar el peritaje. Pudo haber sido un cortocircuito", admitió, a la vez que destacó que la investigación podrá evaluar si fue un accidente o intencional.

"Un perito lo puede determinar por la forma en que queda el lugar donde se inicia [el fuego], si se extiende a lo largo de una línea, si tiene recorrido determinado. Si es intencional o no depende de dónde surja", explicó.

Sette lamentó la pérdida de vidas durante el operativo y dijo que fue "una sorpresa" lo sucedido, ya que "no había indicios de que podía pasar", al referirse al derrumbe de las paredes del depósito.

El jefe del Cuartel de Bomberos de Vuelta de Rocha informó, además, que uno de sus hombres heridos ayer, el bombero voluntario Facundo Ambrosi, evolucionaba favorablemente tras las severas lesiones que sufrió, pero su "recuperación requerirá varias operaciones a lo largo de 18 meses".

Y agregó sobre la situación de Ambrosi: "Lo operaron de múltiples fracturas expuestas. Salió bien, pero hay que esperar las próximas 48 o 72 horas".

Continúan los trabajos para apagar el fuego

Varias dotaciones de bomberos continuaban ayer trabajando en el galpón de la calle Azara donde se desató el incendio, y en el que murieron siete bomberos y dos rescatistas.

Si bien el fuego está "circunscripto" y por tanto controlado, los especialistas explicaron a Télam que debajo de los escombros persisten "ollas de fuego" que sólo se podrán extinguir por completo cuando se remuevan los hierros y la mampostería, que actúan a modo de "escudo" contra el agua.

Los bomberos se encuentran abocados a atacar el fuego remanente desde diferentes ángulos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?