Una organización de jóvenes asesinos

Son sicarios de entre 15 y 20 años dispuestos a matar para mantener el negocio de la cocaína
(0)
14 de febrero de 2014  

Los "Angelitos de la Yaqui" es una denominación que causa terror en Mendoza. Son jóvenes violentos, a los que nada les importa y mucho menos la vida ajena. El grupo ganó espacios en el departamento mendocino de Godoy Cruz a fuerza de asesinatos. Supuestamente coordinados por Sandra Yaquelina Vargas, alias La Yaqui, de 40 años, se fueron alistando en sus filas criminales adolescentes dispuestos a matar por el negocio de las drogas.

Uno de los sobrinos de La Yaqui, Jonathan Brizuela, de 19 años, está detenido por homicidios y es señalado como el jefe de los sicarios adolescentes. También está arrestado otro sobrino, Carlos Damián Vargas, de 18 años, lo mismo que uno de los indicados como más feroces sicarios, un chico de 16 años apodado Caracortada, con un historial de al menos cinco muertes en las que es sospechoso. En su caso está alojado en un centro para menores.

Pese al arresto de esos sicarios, el clan parece conservar su poder de fuego y la policía mendocina dio por creíble la capacidad del grupo para llevar adelante una amenaza contra los periodistas de El Sol.

La situación en el clan narco, sustentado en lazos familiares y de conocimiento barrial, se volvió aún más violenta a partir del asesinato de Cristian Gelvez, de 57 años y pareja de La Yaqui. Ese hombre gozaba de salidas transitorias y murió el 22 de enero último, durante un tiroteo en el que intervinieron varios de sus soldaditos. Rivales en la comercialización de drogas habrían sido sus ejecutores.

Una de las hijas de Gelvez, mediante su cuenta de Facebook, llamó a la venganza: "Por qué les diste el gusto papi. Te lo juro, papito, me la van a pagar uno x uno, no va a quedar nadie vivo. Yo, papi, yo voy a vengar tu muerte, los voy a buscar por cielo y tierra a esos putos. Yo los voy a matar como a ratas".

El historial de violencia de ese grupo criminal es amplio, con asesinatos que no se detuvieron siquiera frente a niños, como Marcelo Pavéz, de apenas 10 años, asesinado junto con su hermano mayor Daniel, de 30 años.

También se investiga a los "Angelitos de la Yaqui" por el asesinato de Daiana Reynoso, de 25 años, cuyo cuerpo apareció el mes pasado en la zona de El Challao, en Las Heras, con una bolsa en la cabeza, las manos atadas y disparos en la espalda. Un mes antes había sido ejecutado de igual forma su novio, José Alfonso González.

Ese hombre estaría vinculado con la venta de drogas en la zona de Godoy Cruz, el lugar principal de operaciones del grupo de sicarios adolescentes. Las muertes siempre rondan a los "Angelitos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.