Suscriptor digital

Barracas: crece la hipótesis del incendio intencional

El abogado de la familia de una de las víctimas dijo que hubo varios focos simultáneos para agravar el daño
Ángeles Castro
(0)
17 de febrero de 2014  

El expediente que investiga el incendio y posterior derrumbe en un depósito de Barracas, donde murieron nueve personas, empieza a acumular indicios de que el fuego habría sido intencional . Ahora hay gran expectativa de que imágenes tomadas en el entorno del galpón perteneciente a la firma Iron Mountain pudieran haber registrado al o a los autores del eventual delito.

Así lo informó ayer a LA NACION Miguel Ángel Arce Aggeo, abogado de la familia de Pedro Baricolo, uno de los dos empleados de Defensa Civil porteña que murieron en el lugar el 5 de este mes. Además, perdieron la vida siete bomberos de la Policía Federal.

Mientras se investiga esa tragedia, al cierre de esta edición al menos diez dotaciones de bomberos combatían otro importante incendio en una fábrica de baterías de Gerli, en Avellaneda. El fuego provocaba una densa columna de humo que afectaba a toda la zona.

Sobre el siniestro en Barracas, el abogado Arce Aggeo confirmó los datos publicados ayer por el diario Página/12 respecto de que la investigación apunta a un incendio intencional. Y agregó que se sospecha que algún empleado de Iron Mountain podría estar implicado en el desarrollo de los hechos.

"Las cámaras del interior del depósito revelaron la existencia de hasta cinco focos simultáneos, provocados con toda la intención de causar un daño grave. También videos periodísticos grabados mientras ocurría la tragedia muestran múltiples focos", dijo Arce Aggeo a LA NACION. "Precisamente, por la capacidad de daño demostrada creemos que no se pretendió generar un perjuicio a Iron Mountain, sino destruir documentación almacenada en el depósito", indicó.

En el mismo sentido, señaló que, tal como está acreditado en el expediente judicial, las reiteradas fallas del sistema antiincendios instalado en el galpón "forman parte de la maniobra delictiva", por lo que habrá que rastrear si personal de Iron Mountain pudo haber estado involucrado en el delito.

Arce Aggeo, como se dijo, patrocina a los familiares del empleado de Defensa Civil Pedro Baricolo, que fueron los primeros en presentarse como querellantes en la causa, que instruye la fiscal nacional en lo criminal Marcela Sánchez. Los querellantes le solicitaron cambiar la carátula del caso a incendio por estrago doloso.

Los voceros habituales de la fiscalía no confirmaron ni desmintieron ayer la información que trascendió sobre el contenido de las filmaciones del interior del galpón; dijeron desconocer aún los resultados del análisis de los videos.

Arce Aggeo recordó que podrían ser reveladoras las imágenes obtenidas por cámaras de vigilancia instaladas en el entorno del galpón tanto por Iron Mountain como por el gobierno de la ciudad, pues en ellas se podría observar qué personas circularon por allí o ingresaron en el predio poco antes de que el fuego comenzara.

La hipótesis del incendio intencional había sido instalada por el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. "La empresa tuvo siniestros similares en otros depósitos del mundo, con la sospecha de que fueron intencionales. Uno tiene que ser prudente, no puede confirmar ni descartar nada, pero hay antecedentes", dijo Berni la semana pasada.

Ayer, y como desde el día del siniestro, los responsables de Iron Mountain mantuvieron silencio sobre las novedades registradas en el avance de la pesquisa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?