Suscriptor digital

Balearon la casa del presidente de Los Andes y renunció toda la comisión directiva

Se presume que fue una fracción de la barra brava; todos los dirigentes presentaron su dimisión
(0)
25 de febrero de 2014  • 00:31

(Télam).- La violencia no conoce límites en el fútbol argentino. Anoche fue baleada la casa del presidente de Los Antes, Oscar Ferreyra, según se presume, por una fracción de la barra brava del club. Luego, renunció toda la Comisión Directiva.

La feroz interna entre dos sectores de la parcialidad de la entidad de Lomas de Zamora agregó hoy un nuevo capítulo, cuando el portón de la casa del dirigente recibió seis disparos de bala. El ataque no generó víctimas, pero sí provocó la inmediata renuncia de toda la CD del club.

El hecho se produjo mientras se decidía si Los Andes podía volver a jugar en el estadio Eduardo Gallardón.

La vivienda de Ferreyra -ubicada sobre la calle Fray Luis Beltrán- fue baleada por desconocidos que se movilizaban en un Fiat Palio color bordó. Los seis tiros que partieron del auto impactaron en el portón de la casa del presidente de Los Andes, que se encontraba en el interior junto a sus hijas, según reprodujo el diario zonal Conurbano.

La agresión aparentemente partió de un sector de la barra brava milrayitas. "Fuimos contra los barras y nos respondieron de esta manera", reflejó un directivo que prefirió la reserva de su identidad.

Fuimos contra los barras y nos respondieron de esta manera

Dos horas después del ataque a la casa del presidente Ferreyra, la institución publicó en su página web oficial que la Comisión Directiva "en su totalidad" presentaba la renuncia.

Minutos antes de la salvaje agresión, los dirigentes del club habían logrado el aval de la APreViDe (Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte) a la propuesta de vender solamente 2.500 entradas a socios identificados, con el fin de lograr el levantamiento de la suspensión para jugar como local.

Los esfuerzos de la Comisión Directiva y un grupo de socios en esta línea había sido avalado en una reunión que por la tarde mantuvo Ferreyra en el despacho del intendente interino de Lomas de Zamora, Santiago Carasatorre.

La tensión entre ambos grupos y la directiva se agravó cuando la Justicia determinó que a seis barras bravas de la entidad se le aplicó "prohibición de concurrencia" no sólo al estadio Gallardón sino a la sede. Todo, a causa de una feroz pelea que se dio en la cancha, sobre la avenida Santa Fe, dos semanas atrás.

Una asamblea de representantes, con más de 250 socios, decidió el sábado pasado continuar con las gestiones para que el equipo volviese a ser local en el Gallardón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?